Musk carga la batería de Tesla al menos un cuarto

Después de un trimestre desenfrenado, cualquier indicio de que esté volviendo a la normalidad es bienvenido

Fábrica de Tesla en Nueva York (EE UU).
Fábrica de Tesla en Nueva York (EE UU). REUTERS

Tesla vuelve a la carretera, con la batería cargada al menos un cuarto. El retrasado aumento de la producción del Model 3 aceleró las ventas de la empresa en junio-septiembre, y la devolvió a los números negros. Elon Musk lleva mucho tiempo prometiendo que el mercado masivo de automóviles transformaría la Tesla productora de vehículos innovadores de lujo en un gigante industrial para el siglo XXI. En el último trimestre se ha podido vislumbrar su promesa después de numerosos ajustes.

Los ingresos totales se duplicaron hasta 6.800 millones de dólares, casi la mitad generada por su nuevo coche, el Model 3, y así, la compañía terminó su racha de pérdidas al ingresar 312 millones. Eso le ha permitido darse un respiro financiero, ya que ahora tiene casi 3.000 millones en efectivo, más de un tercio que a finales de junio.

Musk puede cantar victoria sobre al menos un vendedor a corto, ya que Citron Research se puso alcista sobre la acción el martes y calificó el Model 3 como un “éxito probado”.

El cambio no podría haber llegado en un mejor momento. Los esfuerzos por aumentar el volumen a principios de este año coincidieron con los errores de comportamiento de Musk. En julio se mofó en Twitter de un buzo que rescató a los niños de la cueva de Tailandia y al mes siguiente enturbió los mercados al decir que planeaba sacar de Bolsa la empresa y que tenía “la financiación asegurada”, lo que hizo que la SEC sancionara a Tesla. Musk acordó pagar 20 millones el mes pasado y ceder la presidencia a un candidato independiente.

No está nada claro que la flamante rentabilidad de Tesla sea sostenible. En el trimestre se produjeron de media 4.300 Model 3 a la semana, cuando el objetivo de Musk era de 5.000, y de 7.000 en 2019. La compañía podría ser vulnerable a la creciente competencia de BMW, y Consumer Reports dijo el miércoles que Tesla había caído aún más en su última encuesta anual de confianza en el sector. Todavía es posible que Tesla tenga que captar capital, y Musk puede ser su peor enemigo.

Aún así, después de un trimestre de inestabilidad desenfrenada, visto desde fuera, cualquier indicio de que Tesla esté volviendo a la normalidad es bienvenido.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas