La crisis de Dia castiga su deuda y dispara el rendimiento de sus bonos

La emisión que vence en 2021 triplica su retorno en un solo día

Moody’s ya amenazó con bajar su rating si reducía el ebitda

Dia pulsa en la foto

La rebaja del 40% en la expectativa del ebitda de Dia anunciada el lunes por la compañía y el posterior desplome de su acción en Bolsa, están teniendo consecuencias para la cadena de supermercados en el mercado de deuda. La incertidumbre abierta por el grupo de distribución se está dejando sentir en la cotización de sus bonos. De los 1.200 millones de euros de deuda reflejada en su balance a 30 de junio, 905,7 corresponden a tres emisiones, de 300 millones cada una, y con vencimientos en 2019, 2021 y 2023.

Todas ellas han disparado su rentabilidad, empezando por la deuda que expirará más pronto. Dia emitió 500 millones en bonos en 2014 con un vencimiento a cinco años, de los que amortizó 200 el año pasado, con un precio de emisión del 99,419%. El lunes su rendimiento se situaba en un 0,5%, pero ayer se disparó hasta el 1,42%, casi el triple. En este caso no es una mala noticia, puesto que el cupón comprometido es del 1,5% y el precio, que discurre de forma inversamente proporcional a la rentabilidad, se sitúa al 100,37% del nominal, cuando ha llegado a picos del 103,5%.

Peor situación reflejan los bonos que vencerán en abril de 2021. Otros 300 millones emitidos en 2016, con un cupón del 1,00% y un precio de emisión del 99,4%. Ayer, su nominal discurría con una pérdida de casi siete puntos, al 92,74%, y su rentabilidad se había disparado un 200%: pasando de un 1,35% el lunes al 4,05%. El alza es aún superior si se compara con el rendimiento medio que ha tenido desde su emisión, del 0,73%, según Reuters. El último paquete de bonos fue emitido en abril del año pasado, en su caso con un plazo de vencimiento de seis años, frente a los cinco de las dos anteriores. Su nominal se situaba ayer más de 15 puntos por debajo del de emisión: a un 83,8% . Y su rentabilidad se disparó al 4,87%. De esta forma, todo aquel que haya invertido 1.000 euros recibirá a precio de ayer 838 euros. La pérdida es del 16,2%.

Con el tensionamiento de la deuda, los inversores ponen en precio la dificultad de Dia para hacer frente a los vencimientos de estos bonos y recurren al mercado secundario en busca de liquidez. Una operación que como en el caso de la emisión más reciente puede acarrear pérdidas.
Mientras, las agencias de rating esperan acontecimientos. Dia cuenta con una calificación BBB- con perspectiva negativa de S&P, tras revisarla en julio; y Moody’s la calificó en junio con Baa3, con perspectiva estable. Esta firma de calificación explicó entonces que uno de los motivos para revisar a la baja la nota era una “caída significativa de su ebitda”. Desde Moody’s no indican si el recorte anunciado del 40% provocará una revisión inminente.

El mercado pide respuestas

Incertidumbre. La acción de Dia cerró ayer con una nueva caída del 8,8%, y con el desplome del 42,2% del lunes, el precio de su acción quedó en un nuevo mínimo de un euro, informa Virginia Gómez. Tras lo sucedido estos días, los analistas piden un mensaje contundente a la compañía. “Seguimos pendientes de nuevos mensajes que nos permitan comprender las causas de esta rebaja, así como una aproximación del impacto contable de Argentina”, explica Ana Gómez, de Renta 4. Un informe de Sabadell cita ayer la necesidad de “un mensaje contundente para que el mercado vuelva a dar credibilidad al valor”, mientras que desde Bankinter confían que los cambios anunciados el lunes “contribuirán a mejorar la gestión de Dia en un nuevo plan estratégico”.

Normas