China se compromete ante el FMI a no usar la divisa como herramienta en la guerra comercial

EE UU acusa al gigante asiático de manipular la moneda para compensar los aranceles

Desde abril el yuan cae un 8% en su cruce frente al dólar

China se compromete ante el FMI a no usar la divisa como herramienta en la guerra comercial
REUTERS

Las tensiones comerciales entre China y EE UU han acaparado la atención de la reunión anual del FMI celebrada en Bali. Días después de que el organismo que dirige Christine Lagarde alertara del impacto de las políticas arancelerarias en una desaceleración de la economía mundial, el responsable del banco central de China se ha comprometido ante la asamblea del FMI a mantener estable el valor del yuan. Estas declaraciones son interpretadas como una señal de que Pekín trata de evitar que las tensiones comerciales acaben derivando en una guerra de divisas.

El secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin, afirmó que este gesto más que buscar el acercamiento lo que pretende es proteger a la economía del gigante asiático. El dirigente EE UU afirmó que fueron los propios funcionarios chinos los que le reconocieron que una depreciación del yuan no favorecía a China.

Las quejas de Mnuchin no quedaron ahí. El secretario del Tesoro estadounidense mostró su preocupación por la caída del yuan en su cruce frente al dólar en lo que va de año. Desde el mes de abril se deja un 8% hasta las 6,91 unidades por dólar, próximo al nivel piscológico de las siete unidades, una cota que no registra desde hace 10 años. El responsable de Hacienda en EE UU cree que la intervención en el mercado de divisas forma parte de la estrategia para obtener una ventaja comercial en las exportaciones chinas y compensar el efecto de las tarifas. El pasado 24 de septiembre en vigor una nueva tanda de aranceles por importe de 200.000 millones de dólares sobre productos chinos.

"Cina continuará permitiendo que el mercado juegue un papel decisivo en la fijación de los tipos de cambio", afirmó Yi Gang, gobernador del Banco Central de China. "No participaremos en la devaluación competitiva y no usaremos el tipo de cambio como una herramienta en el marco de las tensiones comerciales", remarcó. Estas declaraciones recoge una de las peticiones lanzadas el sábado por los países miembros del FMI que instaban a intensificar el diálogo en un momento en el que la guerra comercial y el incremento de los costes de la deuda amenazan con sacudir el crecimiento mundial.

Asimismo, los estados se comprometieron a debatir nuevas herramientas con las que dotar de mayor eficiencia a la Organización Mundial del Comercio. "Reconocemos que el comercio la inversión de bienes y servios son motores claves para el crecimiento y la creación de empleo", recoge el comunicado del FMI. 

Normas