Las empresas de bienes de equipo prevén un alza de ventas del 4%

Lo achacan a la buena evolución de la demanda en la Unión Europea

No prevén un impacto directo este año por el brexit o la guerra comercial

Planta de Fagor Arrasate en Mondragón.
Planta de Fagor Arrasate en Mondragón.

La industria de bienes de equipo es el sector más exportador de España, ya que aglutina el 19,1% de las ventas al exterior, y por lo tanto es uno de los primeros que advierte posibles cambios de tendencia, tanto al alza como a la baja. La patronal Sercobe presentó sus previsiones de cierre para este ejercicio, que apuntan claramente a un crecimiento de la facturación de las compañías, pese a las múltiples incertidumbres que se vislumbran en el horizonte de las empresas exportadoras, como la resolución del brexit, el recrudecimiento de la guerra comercial o el deterioro de Turquía, uno de sus principales clientes.

El director general de Sercobe, Juan Ramón Durán, auguró que la facturación de las empresas que integran la patronal crecerá en torno al 4%, lo que supondrá el sexto año consecutivo de crecimiento y dejarla al borde de los 60.000 millones de euros, lo que supondría un nuevo máximo histórico desde el inicio de la crisis. “Además ese incremento de la actividad se verá acompañado de una intensa creación de empleo, que fue del 2,8% en 2017 y estará en el entorno del 2% este año”, reiteró en un encuentro con medios de comunicación posterior a la Asamblea General de la patronal. “Se trata de empleo estable y de alto contenido tecnológico”, precisó Duran, que recalcó que el sector genera 165.000 empleos directos y hasta 500.000 si se suman los indirectos y los inducidos.

Las empresas ya destinan el 72,3% de sus ventas a mercados exterior, como consecuencia de la fuerte demanda procedente de los mercados europeos, que representa la mitad de los pedidos y que ha servido para compensar la desaceleración en otros mercados clave. Francia, Alemania y Reino Unido son los tres primeros y absorben una tercera parte de las exportaciones. Las ventas en territorio nacional crecieron, aunque con menor intensidad que las exportaciones, aunque Durán no lo achacó a un deterioro de la demanda como al esfuerzo de las empresas por renovarse tecnológicamente. “Están dedicando cada año el 2% de su facturación para adaptarse y renovar sus equipamientos” recalcó.

Normas