Axesor constata la desaceleración y aconseja una subida de sueldos

Sitúa su previsión de crecimiento para la economía española en el 2,7% en 2018 y un 2,4% en 2019

Estima 800.000 nuevos puestos de trabajo y la tasa paro en el 13,2% el próximo año

Boletín trimestral FOCUS de coyuntura económica.
Boletín trimestral FOCUS de coyuntura económica.

La agencia de rating española sitúa su previsión de crecimiento para la economía española en un 2,7% en 2018 y un 2,4% en 2019. "Ello debería permitir la creación de alrededor de 800.000 puestos de trabajo y situar la tasa paro promedio de 2019 en el 13,2%”, asegura en su boletín trimestral FOCUS de coyuntura económica.

Aun así, Axesor constata que “la desaceleración es un hecho, fundamentalmente debido al menor crecimiento en Europa, la subida del precio del petróleo y la menor llegada de turistas por abaratamiento de costes de nuestros competidores en el Mediterráneo. Aunque, de momento, ésta continúa siendo gradual”.

“La principal señal de alarma la ha dado el empleo. Tras más de medio millón de puestos de trabajo creados al año de media desde 2014 y una tasa de paro que ha caído del 26,9% en 2013 al 15,3% en el segundo trimestre de este año, la capacidad de la economía española para seguir creando empleo a este ritmo comienza a mostrar signos de agotamiento”, asegura. 

La menor creación de empleo es uno de los principales causantes de la desaceleración del consumo de los hogares que estamos viendo, según Axesor. Conviene estar atentos al dato de septiembre, pues si los datos de afiliaciones a la Seguridad Social vuelven a ser malos, se confirmaría la mayor debilidad de la economía. Si la desaceleración es más pronunciada se destruirá empleo, sobre todo, en el sector servicios, añade.

“Y en un entorno de menor crecimiento del empleo, para mantener el consumo privado se haría necesaria una subida de salarios. En la medida en que la reducción del paro y la estrechez de algunos segmentos del mercado más cualificados permitan subidas salariales, dichas subidas alentarían el consumo. Si la velocidad de las subidas salariales es menos favorable, la desaceleración del consumo de las familias puede consolidarse en los próximos trimestres”, sentencia.

Axesor explica que con una tasa de ahorro en mínimos históricos los hogares españoles tendrán un margen adicional muy reducido para financiar un mayor consumo si su renta disponible no crece a tasas más elevadas. "Esperamos, por tanto, especialmente en 2019, una fuerte ralentización del ritmo de avance del gasto de las familias del 1,1%, año que coincidirá con una política monetaria menos expansiva y un entorno europeo e internacional lleno de riesgos: la deriva proteccionista, las turbulencias recientes en determinados países emergentes, burbujas en algunos mercados financieros, el Brexit o el auge del populismo en algunos países europeos.” “Es muy arriesgado abordar una política fiscal expansiva”, agrega.

La agencia constanta que en los próximos trimestres es crucial que la política fiscal ayude a la política monetaria, de forma que se evite cualquier señal distinta de la disciplina fiscal y el cumplimiento de los compromisos adquiridos con Bruselas. Con la economía desacelerándose, el déficit estructural más alto de la Unión Europea, deuda pública en torno al 100% del PIB y con la necesidad de emitir el próximo año deuda pública por el equivalente al 20% del PIB en un entorno de mayor inestabilidad financiera internacional, es muy arriesgado abordar una política fiscal expansiva, a su juicio.

“La puesta en marcha de una política fiscal expansiva, más probable si coinciden las elecciones generales con las municipales y autonómicas, elevaría el déficit estructural, que, no obstante, podría retroceder en 2019 si no hubiese acuerdo para aprobar un nuevo presupuesto y el nuevo Gobierno decidiese prorrogar el actual”.

En este sentido, Axesor destaca “un mayor avance del consumo público, ligeramente superior al 1,6% de 2017 (2,4% previsto para 2018 y 3,2% para 2019), facilitado por el fuerte ajuste del déficit en los últimos años y por un considerable incremento en la recaudación de una economía que consolidó en 2017 tres años consecutivos de crecimiento por encima del 3%”.

Las dificultades de un Gobierno en minoría histórica

A todo lo anterior se debe añadir la complacencia y la ausencia de reformas en una economía necesitada de ellas y que el Gobierno, en minoría histórica en el Congreso, tendrá una enorme dificultad en implementar. Una nueva etapa de menor confrontación podría abrirse entre Cataluña y el Gobierno central, facilitando sobremanera el desempeño tanto en dicha comunidad autónoma como en el conjunto de España.

Resistiendo la desaceleración mejor que sus socios de la Eurozona, sigue creciendo por encima de la media. Si el crecimiento potencial de la economía española se sitúa en una horquilla entre el 1% y el 1,5%, una desaceleración del crecimiento del PIB hacia niveles próximos al 2% en los próximos años no debería ser motivo de preocupación. Sí debería preocupar la actual vulnerabilidad financiera de la economía española así como corregir importantes desequilibrios tales como los elevados niveles de déficit y deuda, la baja productividad o la alta tasa de desempleo.

Normas