El mercado calienta motores para la subida de tipos en EE UU

El consenso prevé una subida de 25 puntos básicos hasta el 2,25%

Las tasas se aproximan al 3%, un nivel calificado como neutral

El mercado calienta motores para la subida de tipos en EE UU

Los frentes abiertos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se multiplican día a día. Nadie está a salvo de su ataques, ni siquiera los designados por él tras su llegada a la Casa Blanca. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, es el último exponente de esta corriente. En julio Trump mostró su disgusto con la política monetaria llevada a cabo en los últimos meses. Si en 2016 el presidente de EE UU criticaba a Janet Yellen, exresponsable de la Fed, por mantener de manera artificial los tipos de interés en zona de mínimos, ahora afirma que “no le gustan los tipos altos”.

Con estas declaraciones sobrevolando el ambiente, el Comité de Mercado de la Fed (FOMC) inicia el martes su reunión de política monetaria. Un día después está previsto que se anuncie la que será la tercera subida de tipos en lo que va de año.

Siguiendo las previsiones del organismo, el mercado descuenta que las tasas aumenten en 25 puntos básicos, hasta situarse en la horquilla del 2% y 2,25%. El próximo movimiento quedaría para diciembre. Después del dato de inflación del mes de agosto, que se moderó del 2,9% al 2,7%, se descarta la hipótesis de que la institución acelere el alza de tipos, un escenario que ejercería una presión adicional sobre el dólar. La revalorización del billete verde pasaría factura a las economías emergentes que ven cómo sus moneda reciben un nuevo golpe después del sobresalto protagonizado por Turquía y Argentina, dos casos muy particulares que no representan al resto de economías en desarrollo.

“Con un crecimiento anualizado del PIB del 4,2% en el segundo trimestre –el mayor en cuatro años– el entorno sigue siendo optimista”, afirman desde Axa Investment. Es decir, los expertos de la firma creen pese al impacto negativo de la guerra comercial, el crecimiento de la primera economía del mundo es suficientemente robusto como para el banco central dé un paso más en el endurecimiento de la política monetaria. Asimismo apuntan que los efectos negativos de la política arancelaria llevarán a un desaceleración en el PIB americano desde el 2,9% previsto para este año hasta el 2,3%. Es decir, el crecimiento continúa siendo sólido.

En Macroyield afirman que la novedad de la cita de esta semana estará puesta en las previsiones a largo plazo. En concreto los analistas ponen en cuestión la subida de los tipos de 2020 y barajan una revisión a la baja del crecimiento para el próximo ejercicio, fijado en el 2,4% el pasado junio.

Dos meses después, coincidiendo con la cita de anual de banqueros centrales celebrada en Jackson Hole, Powell mostró cierta cautela y aunque afirmó que seguirá con la subida del precio del dinero, advirtió que las tasas están cerca del 2,8-3% unos niveles considerados neutrales. Son muchos los analistas que aguardan a que en el lenguaje del responsable de la Fed cambie la expresión de política monetaria expansiva por la de política monetaria neutral.

Normas