La Fed endurece su política: sube tipos y anticipa dos alzas más en 2018

Las tasas pasan a una horquilla del 1,75% y 2%

El bono a diez años se sitúa el filo del 3%

La Fed endurece su política: sube tipos y anticipa dos alzas más en 2018

Segunda subida de tipos en 2018 y séptima desde que el banco central de EE UU decidiera poner fin a la era de tipos cero en diciembre de 2015. El Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) decidió elevar las tasas en 25 puntos básicos, hasta la horquilla del 1,75% y 2%. La medida no pilló por sorpresa. De hecho, el asombro hubiera sido justo lo contrario, que no decidiera tocarlos después de conocerse que la tasa de paro se sitúa en el 3,8%, la más baja en 18 años, y que el IPC ha subido en mayo un 0,2%, hasta el 2,8%, el dato más alto desde 2012.

Los inversores aguardaban a conocer las perspectivas de la institución de cara a los próximos seis meses y tal y como muchos han anticipado en las últimas semanas la Fed ha acordado efectuar una subida adicional este año (cuatro en total) y tres para 2019, frente a las dos previstas a comienzos de año. En 2020 llegaría la estabilización, con una única subida prevista, dejando los tipos entre el 3,25% y el 3,5% a finales de ese año.

Andrea Iannelli, director de inversiones de renta fija de Fidelity, afirma que la subida adicional podría desencadenar otra “racha alcista en el dólar y una aversión al riesgo, ya que los activos de riesgo han aumentado su sensibilidad a las subidas de los tipos estadounidenses y los costes de financiación”. Los primeros efectos se dejaron sentir en el mercado a los pocos segundos, especialmente en la renta fija. La rentabilidad del bono estadounidense a diez años escaló hasta situarse al filo del 3%, unos ascensos que tuvieron su réplica en la deuda a cinco años (2,84%) y el bono con vencimiento en 2020 (2,58%). El dólar, por su parte, recuperó algo de fuerza, pero no la suficiente para que el euro abandonara los 1,17 billetes verdes mientras la Bolsa recibió la noticia con caídas próximas al 0,3%.

“Los acontecimientos en Italia, Argentina, Turquía, Brasil y otros países no han sido lo suficientemente graves como para forzar a la Fed a adoptar medidas. Powell no considera las políticas de la Fed como fuente de inestabilidad, por lo que no reaccionará a menos que dichas situaciones lleguen a plantear un riesgo real para la economía mundial”, afirma Aaron Anderson, vicepresidente senior de análisis de Fisher Investments.

En la cita de este mes los miembros del comité constaron la robustez del crecimiento económico, unos datos que se están viendo apoyados por la reforma fiscal de Donald Trump. Asimismo, actualizaron sus previsiones macroeconómicas para este año y los siguientes. El comité elevó en una décima su previsión de alza del PIB hasta el 2,8%, frente al 2,7% esperado en marzo. Mantiene intactas las estimaciones de 2019 (prevén un crecimiento del 2,4%) y de 2020 (2%). La tasa de paro continuará bajando hasta el 3,6% a cierre de 2018, dos décimas menos que lo augurado el pasado mes de marzo. Para los siguientes dos años, prevén que se sitúe en el 3,5%, una décima menos que hace tres meses.

Con las decisiones adoptadas se pone de manifiesto que la recuperación de la inflación es ya un hecho. El organismo que preside Jerome Powell prevé que cierre en el 2,1% este año, una décima por encima del ansiados 2% y dos más que lo estimado a comienzos de año. Este dato se mantendrá de manera inalterada en los próximos dos años, dando armas a la Fed para continuar el endurecimiento de la política monetaria.

Normas