China contesta a Trump y aplicará aranceles sobre 60.000 millones

EE UU anunció esta madrugada tasas sobre 200.000 millones de importaciones

Washington y Beijing limitan al 10% el tipo con el que gravarán las transacciones

La escalada de la guerra comercial entre China y Estados Unidos ha subido de intensidad en la jornada de hoy, en la que Estados Unidos, primero, y China, después, han anunciado nuevos aranceles sobre sus respectivas importaciones. China aplicará a partir del 24 de septiembre tasas sobre  60.000 millones de importaciones de EE UU. Estas tasas estarán entre el 5% y el 10%, por debajo de lo previsto inicialmente. La decisión ha sido anunciada en un comunicado por el ministerio de Finanzas.

Las contramedidas chinas entran en vigor a la vez que los nuevos aranceles anunciados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. EE UU aplicará aranceles del 10% a productos chinos importados por valor de 200.000 millones de dólares (171.000 millones de euros).

El arancel del 10% está por debajo del 25% previsto hasta la semana pasada. No obstante, en un comunicado difundido por la Casa Blanca, Trump agregó que esos gravámenes aumentarán al 25% a partir del 1 de enero. Funcionarios estadounidenses explicaron que se ha decidido empezar con unos aranceles más bajos a los anunciados en agosto con el objetivo de dar más tiempo a los estadounidenses y sus empresas para buscar sustitutos a los productos chinos.

Estos aranceles sobre 200.000 millones de dólares son el segundo paquete de gravámenes impuesto por Trump contra el gigante asiático después de un primero de 50.000 millones que entró en vigor en junio y al que China respondió con idéntica medida. Trump amenazó con nuevos aranceles en caso de que Pekín adopte pasos similares.

Las empresas de EE UU con presencia en China han criticado la medida

No obstante, China no ha replicado exactamente las medidas de Trump, al gravar 60.000 millones en vez de 200.000. Además, al igual que EE UU, que ha rebajado del 25% al 10% la tasa a aplicar, China ha pasado de barajar una horquilla del 5% al 25% a aplicar una del 5% al 10%.

"Si China toma represalias contra nuestros agricultores u otras industrias, inmediatamente  iniciaremos la tercera fase, que consiste en aranceles de aproximadamente 267.000 millones  (de dólares) en importaciones adicionales", dijo Trump en el comunicado.La Casa Blanca considera que el déficit comercial de Washington respecto a Pekín, 376.000 millones de dólares anuales, es inaceptable y tiene que equilibrarse. "Con suerte, este problema comercial se resolverá, en último término, por mí y el presidente chino, Xi Jinping, hacia quien tengo un gran respeto y afecto", afirmó Trump en su comunicado de hoy.

Productos eximidos

En julio, el Gobierno de EE UU publicó una lista de los productos que se verían afectados por los aranceles, entre los que figuraban reactores nucleares, señales de tráfico y componentes de trenes.

Durante semanas, se ha llevado a cabo un proceso de consultas públicas que ha culminado con la decisión de conceder exenciones a varios artículos, como aparatos electrónicos que usan el sistema de conexión inalámbrica "bluetooth", así como productos químicos para la agricultura y utensilios para hospitales, como guantes de plástico.

Algunas de esas exenciones benefician a la compañía tecnológica Apple, con sede en Cupertino (California) y que compra a empresas chinas algunos de los componentes de sus aparatos electrónicos.

Un barco portacontenedores en la ciudad de Qingdao.
Un barco portacontenedores en la ciudad de Qingdao. AP

Críticas de las empresas de EE UU

La Cámara de Comercio de EEUU en China (AmCham China) criticó hoy en un comunicado los nuevos aranceles por valor de 200.000 millones de dólares anunciados por Washington contra las exportaciones chinas y señaló que también perjudicarán a las firmas norteamericanas que operan en el gigante asiático.

"Aunque el objetivo (de los aranceles) es presionar a la economía china, esto también causará sufrimiento a las compañías estadounidenses en este país, pues cerca de la mitad de los miembros de esta cámara han avisado de que la nueva ronda de tarifas va a tener un impacto muy negativo en sus negocios", destacó AmCham China.

El comunicado de la organización que preside William Zarit advierte de que China ha prometido responder de la misma manera a los aranceles de EEUU, continuando una espiral arancelaria en la que "nadie va a salir victorioso de este ciclo contraproductivo".

La organización empresarial alerta de que China puede combatir los aranceles con otras medidas no tarifarias, y en ese sentido muchos empresarios miembros de la cámara afirman que se han encontrado con nuevos límites para operar en el país asiático, no sólo en forma de mayores tarifas.

Pese a las exenciones de última hora, la industria tecnológica ha criticado la medida: "La decisión del presidente Trump hará un daño duradero a comunidades de todo el país", dijo el presidente del Information Technology Industry Council, que agrupa a las grandes tecnológicas. Otras asociaciones han criticado que serán los consumidores y los granjeros afectados por las represalias chinas los perdedores de la guerra. Varios congresistas republicanos han urgido al presidente a negociar con Beijing una salida.

Normas