Dia, a la espera de un plan que atenúe su caída

La compañía de supermercados acumula una devaluación del 50% en lo que va de año, datos de ventas en disminución constante y unas previsiones de futuro negativas

Se encuentra a la espera de presentar un plan estratégico que renueve la confianza del mercado

Dia, a la espera de un plan que atenúe su caída pulsa en la foto

Desde que comenzó el año 2018, la compañía de supermercados Dia ha experimentado un vertiginosa caída en Bolsa del 50%, que podría no haber llegado a su fin. Hasta que la empresa presente de su plan estratégico a principios de octubre, los expertos aconsejan mantener cautela sobre el valor del Ibex 35 que más se ha bajado su cotización en los últimos ocho meses.

Ya en la presentación de resultados del primer semestre, el consejero delegado, Ricardo Currás, reconocía que la primera mitad del año “ha sido el periodo más duro para el grupo desde que salió a Bolsa”. Y es que, según explica la analista de Renta4, Ana Gómez, Dia se ha visto penalizada por el deterioro operativo en ventas debido a la fuerte competencia, sobretodo con Mercadona, y la pérdida de alianzas comerciales con Eroski. En el mercado de emergentes, tanto la huelga de transportistas en Brasil como la depreciación del real brasileño y el peso argentino, han erosionado su comportamiento exterior.

“Hace tiempo pensaba que había tocado fondo y todavía ha bajado más, por lo que podría continuar con su tendencia bajista”, considera Rafael Bonardell, analista de GVC Gaesco Beka. El principal problema que señala el experto son los bajos datos de ventas, que empeoran unas previsiones que ya de por sí eran negativas y que se han reducido un 10,3% respecto al primer semestre de 2017.

“Lleva ya varios años en los que las ventas continúan decreciendo. Es verdad que los márgenes se mantienen, más o menos, pero la tendencia es de caída”. Además de registrar datos de ventas muy débiles y un ebitda ajustado de 115,7 millones, un 25,3% menos que en el año anterior, la deuda, que asciende a 1.230 millones de euros, ha aumentado un 20,6% más que en el primer semestre del año pasado.

Sin embargo, no todo son alarmas para los expertos. O al menos quedan aparcadas hasta principios de octubre, cuando la compañía presentará su plan estratégico sobre el que recaen las esperanzas a corto plazo de un valor venido a menos. El plan, “debe ser lo bastante ambicioso como para que la situación se pueda revertir, pero también lo suficientemente realista como para que el mercado crea que se puede cumplir”, considera Ana Gómez.

Entre las medidas que puedan presentar Dia para recobrar la confianza de los inversores, Bonardell señala “sobre todo, objetivos que mejoren el plan de ventas, pero también el cierre de algunas marcas que no funcionan bien, su posible remodelación o anunciar quién va a llevar a cabo la renovación”.

Una cuestión a tener en cuenta, es la entrada de dos consejeros con mucha experiencia en el sector, en representación del accionista ruso Mikhail Fridman. Ana Gómez valora que “uno de ellos viene de Lidl y el otro de X5, un grupo de distribución ruso. La presencia de ambos puede servir de pauta para ver qué estrategias han implementado en sus compañías anteriores y tratar de predecir cuáles adoptarán en Dia”.

No obstante, aunque el plan estratégico logre entusiasmar al mercado en un primer momento, los expertos avisan de que podrían pasar tres o cuatro trimestres desde que se presente hasta que comience a dar sus frutos. Por lo tanto, durante varios trimestres más, los datos operativos van a ser bastante flojos.

En lo que sí coinciden los analistas es en señalar que el valor actual de Dia, de 2,003 euros por acción, es demasiado bajo. El consenso de Reuters, le concede un precio objetivo de 3,16 euros por acción, un reciente análisis de Bankinter lo sitúa en 2,6 y Renta4 en 2,89. Más optimista, el Banco Sabadell marca un precio objetivo de 3,2 euros, con un potencial de crecimiento del 59,76%.

Posible opa a la vista

Dado el bajo precio al que cotiza Dia, los expertos señalan la posibilidad de que sea objeto de una oferta de compra. El principal interesado sería el fondo de inversiones ruso Letterone, que tenía una participación del 10% y la aumentó hasta el 25% en enero de este año. “Aunque dijeron que en su visión de largo plazo no tenían intenciones de hacerse con el 100% de la compañía, cada vez es más probable por el movimiento reciente de la cotización”, aduce Gómez.

Sin embargo, la analista advierte que, en caso de llevarse a cabo, se produciría al menos, a partir de enero de 2019 ya que “según la ley de opa, si Letterone ha realizado operaciones en los últimos 12 meses, tiene que entrar al nivel máximo que hubiera pagado, unos cuatro euros por acción”, que era el precio de la compañía a principios de año.

Las claves

  • Recomendaciones. La opinión mayoritaria del consenso de Reuters es la de mantener, sobretodo a la espera de que la compañía presente su plan estratégico a principios de octubre y que definirá el futuro de DIA, al menos, en el corto plazo. 
  • Presión de los bajistas. Según los últimos datos publicados por la CNMV, los inversores bajistas han reforzado su posición en Dia y suponen el 18,69% del capital.
  • Retroceso en emergentes. Del total de 3.796 millones de ventas netas registrados en el primer semestre de 2018, en el mercado de emergentes se generó el 33% del negocio de Dia. En comparación con el primer semestre del año anterior, el margen se redujo, ya que las ventas conjuntas entre Brasil y Argentina suponían el 37,1% del total de ventas de la compañía.
Normas