Musk revela más sobre sí mismo que sobre la exclusión de Tesla

La precisión parece resultarle un problema, como cuando habla de financiación "garantizada" para la operación

Elon Musk, fundador de Tesla.
Elon Musk, fundador de Tesla.

Elon Musk ha revelado poco sobre su propuesta de comprar Tesla, y mucho sobre sí mismo. El lunes explicó por qué cree factible excluirla de Bolsa, y afirmó que los saudíes quieren financiar la operación. Pero su forma de manejar la información confirma que es poco adecuado para el rol.

Ya lo había demostrado. En una presentación de resultados en mayo, reprendió a los analistas por hacer “preguntas aburridas y estúpidas”, y se disculpó públicamente tres meses después. En julio, etiquetó de pedófilo a uno de los buzos que rescató de una cueva de Tailandia a un equipo de fútbol de menores.

Musk es propenso a fijar objetivos grandiosos para acabar incumpliéndolos, y la precisión también parece resultarle un problema. Hace apenas dos semanas, cuando se le preguntó si la fabricación de un millón de vehículos en 2020 sigue estando en la agenda, contestó que “si no, va a estar bastante cerca... entre 0,5 millones y 1 millón parece bastante probable”. Un margen de error muy generoso.

Este defecto ha resurgido cuando Musk dijo la semana pasada que tenía la financiación “asegurada” para su compra. Eso debería significar que él y el fondo soberano saudí ya han firmado un acuerdo estipulando la cantidad. Para Musk, equivale a un “apoyo expresado encarecidamente”, que está “sujeto a un proceso de revisión interna para obtener la aprobación”, y a sus propias conjeturas sobre cuántos accionistas estarían dispuestos a permanecer en una Tesla excluida de Bolsa.

Es más, Musk tardó seis días en explicarlo. Eso deja a Tesla y a él en riesgo de demandas por parte de los accionistas y de la SEC. Podría haberse evitado fácilmente si hubiera presentado información adicional cuando tuiteó por primera vez sobre el acuerdo, hace una semana.

No hay pruebas de que los directivos, la mayoría de los cuales son amigos, familiares o socios de Musk, estén dispuestos a frenarlo, o puedan hacerlo. Mientras, la acción está un 15% por debajo de la cantidad que el fundador dice que ofrecería, lo que sugiere que los inversores ven poco probable la exclusión. Es una lástima: la forma de actuar de Musk demuestra que sería mejor que Tesla saliera del mercado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas