Geopolítica

La UE adopta medidas para proteger a las empresas que hagan negocios con Irán

Las compañías podrán denunciar a EEUU por daños y perjuicios

La industria del automóvil es una de las grandes perjudicadas

Imagen de un graffiti contra EE UU en Teherán.
Imagen de un graffiti contra EE UU en Teherán. REUTERS

La Unión Europea hizo ayer efectivas una serie de medidas para proteger a las empresas que quieran hacer negocios con Irán, tras la entrada en vigor ayer de la primera ronda de sanciones de EEUU a este país asiático. El Gobierno comunitario abrirá la puerta a que las compañías denuncien al Ejecutivo de Donald Trump por daños y perjuicios. Bruselas espera poder dar protección jurídica a sus empresas, sobre todo aquellas que no tengan una presencia física en EEUU.

Quedarán anulados en territorio comunitario los fallos de tribunales extranjeros basados en dichas sanciones y prohibirá específicamente a los ciudadanos europeos el cumplimiento de las mismas. Las empresas podrán denunciar también a aquellas firmas que decidan romper contratos de manera unilateral, como consecuencia de las sanciones de Washington.

La industria del automóvil es una de las primeras damnificadas por las sanciones que el Gobierno de Donald Trump ha impuesto a Irán, tras la salida de EEUU del acuerdo nuclear firmado en 2015 por Barack Obama. Trump ha firmado una orden por la cual queda prohibido el comercio de oro, metales preciosos y materiales como el aluminio y el acero, así como la venta de automóviles fabricados en el país persa.

Daimler anunció ayer que suspende su actividad en Irán. Otras compañías como PSA y Renault, que hasta hace poco producían casi la mitad de los vehículos de nueva matriculación del país asiático, han reducido su producción de manera drástica. Otras firmas como Scania y Volvo, que tienen negocios de menor envergadura en el país, también han anunciado recientemente su retirada, al menos de manera parcial.

En el caso del grupo francés PSA, la compañía había firmado en 2016 acuerdos con la empresa local Iran Khodro, para invertir conjuntamente 400 millones de euros y fabricar localmente coches Peugeot. El modelo 207 de esta marca aumentó recientemente un 13% como consecuencia de las sanciones, hasta alcanzar los 18.625 euros según un informe de la agencia Tasnim. También se ha encarecido más de un 10% el modelo Sandero, de la firma Dacia.

Desde Renault aseguraron querer “mantener la relación a largo plazo” con Irán, aunque ya ha buscado oportunidades en otros países de la región, para compensar la reducción del negocio en el mercado iraní. Las empresas extranjeras son conscientes de que una salida completa del mercado local, complicaría un regreso en el futuro.

“Estamos vigilando cómo las grandes compañías extranjeras interactúan con Irán en el actual periodo y ciertamente esto afectará a nuestras relaciones económicas con ellas a largo plazo”, afirmó el vicepresidente para Asuntos Económicos, Mohamad Nahavandian.

“Por la paz mundial”

Diplomacia vía Twitter. “Las sanciones de Irán han sido emitidas oficialmente (...) Cualquiera que haga negocios con Irán, no los hará con Estados Undios ¡Estoy pidiendo paz mundial, nada menos!”. Ese mensaje lo colgó ayer en la red social del pajarito el presidente de EEUU, Donald Trump. En noviembre entrará en vigor una segunda ronda de sanciones a Irán, que afectarán a las transacciones financieras con el Banco Central del país y la venta de petróleo, una de sus principales fuentes de divisas. El resto de países que suscribieron el acuerdo de Obama de 2015 (Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) mantienen el acuerdo y están negociando con Irán para contrarrestar el impacto de estas sanciones.

Normas