Los fabricantes se preparan para un nuevo etiquetado de carburantes en octubre

Esta medida se aplicará en todos los países de la UE

Los rótulos estarán presentes en el surtidor, los concesionarios y la tapa de repostaje

Etiquetas gasolinas pulsa en la foto

La Unión Europea obligará, a partir del 12 de octubre, a que los tipos carburantes de los coches tengan un etiquetado distintivo y armonizado en todos los países miembro. La gasolina será identificada con un círculo, el gasóleo con un cuadrado y el gas con un rombo. “Esta medida servirá para prestar al consumidor una asistencia práctica, para que con una identificación inequívoca y armonizada a nivel europeo, pueda elegir cual es el combustible compatible y más adecuado para su vehículo”, explica Arancha García, directora del Área de Industria y Medioambiente de Anfac, la asociación de fabricantes de automóviles de España.

Los eléctricos tendrán que esperar, ya que para ellos no habrá etiquetas distintivas a partir del 12 de octubre. “Actualmente no, pero las habrá. Están en fase de desarrollo”, puntualiza García. El nuevo etiquetado estará presente en la proximidad del tapón de llenado de los vehículos matriculados a partir de esa fecha. Los coches viejos estarán exentos de cumplir con esta exigencia.

Algunos fabricantes ya han empezado a introducir esta información para adelantarse a la medida. Los rótulos también tendrán que estar presentes en los manuales de usuarios de los automóviles, en los aparatos surtidores de las estaciones de servicio y en los concesionarios.

Con un rombo estarán representados los carburantes de tipo gaseoso; con un círculo la gasolina; y con un cuadrado el diésel

Esta medida afectará a todos los tipos de vehículos, desde los turismos, y las motos; pasando por los coches comerciales; hasta los autobuses y autocares. Además de los 28 estados miembro, también se sumarán a la medida Islandia, Liechstenstein, Noruega, Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

Renido Unido, por su parte, no se sabe si adoptará también este nuevo etiquetado, pero los fabricantes han avisado de que los nuevos vehículos tendrán estos rótulos instalados en la línea de producción, con lo cual los coches que entren al mercado británico tendrán estas distinciones en las tapas de repostaje.

Dentro del rótulo habrá información sobre el biocombustible que lleve la mezcla del carburante. En los gasolina habrá una “E” de etanol y un número que indicará el porcentaje de este componente. Por ejemplo, E85, significará que hay un 85% de etanol en el carburante. En los gasóleo habrá una “B” de biodiésel y un número, pero también podrá darse del caso de que aparezcan las siglas “XTL”. Eso significará que el combustible es diésel parafínico, fabricado a partir de material fósil o renovable. Por último, los de tipo gaseoso serán: H2, para el hidrógeno; LNG, para el gas natural licuado; LPG para el gas licuado de petróleo; y CNG para el gas natural comprimido.

Desde el Parlamento Europeo remarcan que esta nueva directiva servirá para “afrontar la necesidad de proporcionar un acceso más amplio en el continente a los combustibles alternativos”. “Europa está desarrollando toda una directiva de combustibles más respetuosos con el medioambiente. Dentro de ella, se enmarca esta medida, que respondía a la necesidad de etiquetar de manera armonizada todos los tipos de carburante”, añade García.

Desde Europa no se plantean obligar a las estaciones de servicio a tener combustibles alternativos a disposición de los usuarios, de momento solo el diésel y la gasolina. “Podría ser una buena medida, para favorecer el desarrollo de carburantes más respetuosos con el medioambiente, pero es algo que no está encima de la mesa”, explica García.

Normas