Los inversores apuestan por un pantano de noticias falsas sin drenar

El Comité Judicial de la Cámara investigó a los representantes de las redes sociales sobre cómo identifican las publicaciones falsas

Figuras de cartón  del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, frente al Capitolio de EE UU.
Figuras de cartón del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, frente al Capitolio de EE UU. EFE

Los inversores están apostando a que el pantano de las noticias falsas queda sin drenar. Los legisladores de EE UU criticaron el martes a los ejecutivos de Facebook, Youtube y ­Twitter sobre cómo filtran un océano de contenido. Tanto las preguntas de los políticos como las respuestas de las compañías hicieron que cualquier enfoque plausible y sin prejuicios parezca lejano. Y el aumento de las acciones de las empresas sugiere que no habrá una regulación seria.

El Comité Judicial de la Cámara investigó a los representantes de las redes sociales sobre cómo identifican las publicaciones falsas y qué criterio se aplica para eliminar el contenido problemático. Los miembros conservadores acusaron a las firmas de favorecer el contenido liberal, y los liberales alegaron lo contrario. Facebook, Youtube y Twitter dependen en gran medida del contenido en sus fuentes de noticias, reproductores de vídeo y transmisiones. Analizan la información para mantener a la audiencia atrapada y, a su vez, pueden vender publicidad a las marcas atraídas por la capacidad de orientar los anuncios a los usuarios más pertinentes.

El otoño pasado, las compañías testificaron en el Capitolio sobre cómo los agentes respaldados por el Kremlin manipularon sus canales con el objetivo de influir en las elecciones presidenciales de EE UU. Facebook y otros han descrito lo que hacen para buscar desinformación, pero es posible que adaptar la cuenta de cada individuo provoca divisiones en la sociedad.

Los reguladores podrían aún obstaculizar a las empresas hasta cierto punto al restringir el uso de los datos de los consumidores. Eso podría hacer que los anuncios sean más difíciles de orientar, pero podría decirse que es una amenaza menor para las redes sociales que una restricción en cantidad y naturaleza del contenido con el que se pueden vender los anuncios.

Sin embargo, las acciones de Facebook, Alphabet y Twitter no acusaron este aviso el martes por la tarde. Los dos gigantes han aumentado un 15% o más este año, y las acciones de Twitter casi se han duplicado. Parece que los inversores no piensan que estén en peligro por parte del Congreso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas