BAT apunta que una subida de impuestos al tabaco dispararía el fraude

La tabaquera británica cree que la fiscalidad ha llegado al límite

El 9,4% del tabaco vendido en el primer semestre era de origen ilícito

BAT apunta que una subida de impuestos al tabaco dispararía el fraude

En épocas de subidas de impuestos, hay un sector que no suele escaparse: el tabaquero. Aunque el Gobierno que preside Pedro Sánchez no ha hablado todavía de castigar esta actividad con más tributos, algunos de los principales agentes del sector comienzan a tomar posiciones.

Estos consideran que la carga fiscal que soportan ha llegado a su límite. Según datos de Altadis, los impuestos explican el 80% del precio final de los cigarrillos. “Los datos ponen de manifiesto que las labores del tabaco han llegado al límite de la carga impositiva que pueden soportar”, afirma Pedro Fernández, director de asuntos públicos de British American Tobacco (BAT) para España y Portugal, dueña de marcas como Lucky Stike o Camel. “Cualquier nueva subida de impuestos, lejos de conseguir los objetivos recaudatorios y sanitarios, provocaría una subida del consumo ilegal”, añade.

Fernández realiza esta afirmación según los datos del último estudio realizado por Ipsos, en el que analiza la incidencia del tabaco de origen ilícito en España. En esta categoría entra el tabaco producido de forma legal en otro país, pero que se vende en España fuera de la ley y a un precio menor; el fabricado sin seguir ninguna normativa, y el falsificado. En conjunto, el 9,4% de las cajetillas de tabaco vendidas en los primeros seis meses en España no dejaron recaudación fiscal.

Son nueve décimas menos que en el mismo periodo de 2017, pero dos más que a 31 de diciembre del año pasado. No existe tendencia clara de descenso de esta actividad, al menos según los datos que viene recogiendo Ipsos en los últimos años. El tabaco real pero vendido ilegalmente es la modalidad que más incidencia tiene en el mercado para los principales grupos: para Philip Morris supone el 8% de las ventas; casi el 5% para JTI; el 4% para Imperial Tobacco y el 2,6% para BAT. En las tabaqueras y marcas más desconocidas, el fraude llega al 60%. Por origen, el 40% del tabaco vendido de forma fraudulenta en los primeros seis meses del año procedía de Gibraltar, y el 19,1% de tiendas de Duty Free y el 11% de Andorra. Donde más se consume este tipo de productos es en Andalucía, que aglutina el 30% del total, especialmente en Algeciras y Cádiz, donde llega al 55%. Después se sitúa Madrid, donde el tabaco que no paga impuestos llega al 7% del total.

La venta de tabaco legal ha crecido un 1,6%

Hasta mayo. En los primeros cinco meses del año, la venta de tabaco legal en España ha crecido un 1,6% respecto al año pasado, hasta alcanzar los 3.997 millones de euros. Marlboro fue la marca más vendida, con más de 600 millones, seguida de Camel, con 359 millones, y de Winston, con 354 según los datos de Hacienda.

Normas