La CNMV controlará más los productos financieros que vende la banca

El supervisor tramita la nueva regulación europea, que aumenta sus competencias

Podrán exigir el detalle de a qué tipo de clientes minoristas se dirige una comercialización

La CNMV controlará más los productos financieros que vende la banca

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) va a ampliar sus poderes de control sobre la comercialización de productos financieros por parte de los bancos. El supervisor está tramitando un parte de la nueva regulación europea sobre la materia (conocida como Mifid 2), que le permitirá recabar una información mucho más exhaustiva sobre qué tipo de fondos, depósitos estructurados o bonos están vendiendo a sus clientes minoristas.

La CNMV acaba de abrir a consulta pública esta normativa, para recabar opiniones de la industria y de los consumidores. El texto propuesto (proveniente de una directiva europea) prevé que el supervisor "se dote de los medios adecuados para poder monitorizar, de forma más eficiente, los tipos de instrumentos comercializados y por tanto, mantenidos por dichos clientes en las entidades financieras".

Hasta ahora, las empresas de inversión tan solo tenían que trasladar con todo detalle información sobre los servicios de gestión discrecional de carteras. Este tipo de contratos consisten en que el particular delega en gestores profesionales sus inversiones en fondos o acciones, a cambio de pagar una comisión. Ahora, los bancos y gestores también tendrán que detallar qué tipo de instrumentos financieros están ofreciendo a los clientes a los que asesoran (ya sea un asesoramiento dependiente o independiente). "Deberá incluirse información referida a cada instrumento financiero", apunta el texto sometido a consulta.

 La normativa Mifid 2 persigue mejorar la comercialización de productos financieros entre particulares, aumentando la transparencia del sistema y revisando el modelo de comisiones. Hasta la fecha, los bancos podían quedarse con parte de las comisiones de los fondos de inversión, simplemente por venderlos a sus clientes, pero ahora deberán demostrar que están aportando un servicio añadido, ya sea por ampliar la oferta de productos (vendiendo fondos de otras gestoras internacionales) o por un segumiento de la venta, para ver si el producto sigue siendo el más adecuado para ese cliente.

Aunque el grueso de Mifid 2 aún no se ha aprobado en el Congreso, hay algunas partes de aplicación directa, como la que se recoge la mencionada Circular de la CNMV. Una vez que ser recabe la opinión de la industria y la ciudadanía y, en su caso, se introduzcan modificaciones, el supervisor podrá aplicar ya esta nueva regulación.

La Circular también incluye "nuevas exigencias relativas a la venta cruzada, aspectos sobre los que la Comisión Nacional del Mercado de Valores debe disponer de información que le permita un adecuado ejercicio de sus labores de supervisión", explica en una nota.

Normas