Europa aprueba las dos primeras (y muy costosas) terapias celulares frente al cáncer

Llegarán a España como dos de los fármacos más caros

Se trata de medicamentos de las compañías Gilead y Novartis

Bolsa del producto Kymryah, de Novartis.
Bolsa del producto Kymryah, de Novartis.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) recomendó este viernes la aprobación de las dos primeras terapias celulares contra el cáncer, una avance científico que ahora debe ser autorizado definitivamente por la Comisión Europea. Tras ese paso, llegará a los distintos países, creando un reto para los sistemas sanitarios por su elevado coste.

Se trata de los productos Kymriah, del gigante suizo Novartis, y Yescarta, de la multinacional estadounidense Gilead (fabricante del medicamento Sovaldi frente a la hepatitis C). Ambos son las primeras terapias génicas basadas en células T (un tipo de glóbulo blanco, parte del sistema inmunitario, que se forma a partir de células madre en la médula ósea). Gilead consiguió esta terapia tras adquirir Kite por casi 10.000 millones de euros el pasado año.

Médicamente se utilizan frente a algunos tipos de tumores hematológicos. Se trata de una terapia personalizada. A diferencia de la quimioterapia oral o las inyecciones de productos biológicos, más que un producto, las farmacéuticas venden un proceso. Primero, al paciente se le extraen linfocitos y se envían después a un laboratorio externo donde se modifican genéticamente para incluir un nuevo gen que contiene una proteína específica (un receptor de antígeno) que dirige a las células T a acabar con las leucémicas. Una vez que las células son modificadas, ese producto vuelve al hospital y se inyectan de nuevo en el enfermo para que actúen contra las células cancerígenas.

Estos tratamientos fueron aprobados anteriormente en EE UU, donde ya se comercializan. Su autorización para ese mercado llegó acompañado de una polémica por el alto precio anunciado, en este caso, por Novartis para Kymriah. Concretamente ese medicamento se vende con un precio de entre 320.000 y 405.000 euros, recoge Reuters, y que señala que en el caso de Yescarta de Gilead alcanza también los 325.000 euros y ya supuso 35 millones de euros en ingresos en el primer trimestre.

En el caso de Europa, ambos laboratorios tienen ahora que negociar el precio con cada país y en España, concretamente, lo harán con el Ministerio de Sanidad para que el sistema público lo financie. Las autoridades tienen que evaluar cómo desembolsar el coste y comprobar su eficacia, aunque desde las compañías se ha insistido repetidamente en que estas terapias van destinadas a un número muy reducido de pacientes y conllevan un gran ahorro futuro al sistema por la curación de los pacientes.

Novartis segrega Alcon

Bolsa. Novartis tiene intención de segregar en una compañía independiente cotizada la actividad de Alcon, filial de cuidados oftalmológicos cuya adquisición completó en 2011, según informó la farmacéutica, que confía en llevar a cabo la operación en la primera mitad de 2019. La empresa podría valer alrededor de 25.000 millones, según Financial Times.

Normas