_
_
_
_
_

Viaje de "ida y vuelta" de la lira turca.

La venta de casas nuevas en EE.UU. subió un 6,7 % en mayo, el incremento más alto de los últimos seis meses, hasta un ritmo anual de 689.000 unidades. El dato era superior a las previsiones del mercado (+3,3%) y un 14,1 % por encima del nivel en que se encontraba un año antes. No obstante, el Departamento de Comercio, organismo encargado de la elaboración de las estadísticas, rebajó a 646.000 (desde los 662.000) el número de casas vendidas en abril.

El precio medio de la construcción nueva se situó en los 318.500 $ frente a los 394.600 del mes de mayo. Ello supone una caída 6,6% mensual y el 2,6% interanual. Con respecto al precio máximo alcanzado en diciembre pasado (402.900 $) supone una caída del 8,5%. En relación al precio mediano de las casas nuevas vendidas, en junio se situó en los 313,000 $, (-1,7% mensual y -3,3% interanual) frente a los 312,400 de abril y los 345,000 dólares de mayo de 2017. El precio mediano máximo se alcanzó en noviembre pasado en los 343.400 $, lo que representa una caída del 8,8%.

Por otro lado, los inventarios de viviendas se situaron el pasado mes de mayo en las 299.000, una cifra que, al ritmo actual de las transacciones, tardaría en venderse 5,2 meses.

Por otro lado, en Alemania, la confianza de los empresarios alemanes, según el IFO, cae a mínimos de 13 meses. El índice de clima empresarial cede en junio a 101,8 (lo esperado) frente al 102,2 registrado en el mes anterior. Por su parte, el subíndice de expectativas aumenta ligeramente a 98,6 (se esperaba 98,0) frente a 98,5 en mayo y el subíndice de condiciones actuales cae a 105,1 frente 105,6 esperado y 106,0 anterior.

Por último, la lira turca se apreció con fuerza después del resultado de las elecciones parlamentarias y presidenciales celebradas en el país el pasado domingo en las que Recep Tayyip Erdogan consiguió la reelección y salió además reforzado con una mayoría parlamentaria. En los primeros minutos de la mañana de ayer, la moneda turca se fortaleció cerca de un 1,5% tras unos meses de caída libre en los que ha llegado ha desplomarse más de un 5% frente al dólar. A pesar de que el resultado pudo suponer un alivio generalizado ya que se ha evitado un escenario de inestabilidad política, al cierre de ayer, esta divisa borró todas las ganancias que se anotó a primera hora de la mañana. La lira cerró en los 4,69 dólares y los 5,48 euros. Eso representó una caída del orden del 3,0% desde los máximos del día. A pesar de la victoria de Erdogan, se necesita todavía hacer un trabajo considerable para apuntalar la confianza de los inversores.

Archivado En

_
_