Un buen médico para tratar la tenia del sistema sanitario de EE UU

Warren Buffet quiere que el cirujano Atul Gawande dirija una empresa que esperan que combata el incremento de las facturas médicas

Warren Buffett y sus amigos han escogido a un buen médico para tratar la tenia del sistema de salud de EE UU. Berk­shire Hathaway, Amazon y JP Morgan eligieron a Atul Gawande para dirigir una empresa que esperan que combata el incremento de las facturas médicas.

El gasto sanitario representa ahora el 18% del PIB de EE UU, casi el doble que el de la mayoría de los países desarrollados, pero los resultados en variables que van desde la mortalidad infantil hasta el tiempo que el paciente desperdicia en burocracia son vergonzosos de cara al panorama internacional. Gawande se ha hecho un nombre no solo por su experiencia médica, sino también por informar de los errores del sistema y de los incentivos sesgados.

Su artículo de 2009 en el New Yorker, La adivinanza del coste, establece cómo las ciudades similares pueden tener resultados de salud parecidos pero con costes médicos muy diferentes. La diferencia, descubrió, se debía en gran parte a la forma en que se pagaba a los médicos y hospitales y a la cultura que surgía como resultado.

Remunerarlos por realizar procedimientos y administrar pruebas, y eso es lo que tienden a hacer, ya sea que los pacientes estén mejorando o no. El artículo impresionó tanto a Charlie Munger, socio comercial de Buffett desde hace mucho tiempo en Berkshire Hathaway, que envió personalmente un cheque de 20.000 dólares gracias a Gawande, quien se lo dio a la caridad.

Las tres compañías esperan que recorte el gasto en salud. Aún no han explicado exactamente cómo, pero el hecho de formar una organización sin ánimo de lucro con Gawande a la cabeza sugiere que podría tratarse de un servicio médico interno que paga a los profesionales en función de los resultados. Sin embargo, se enfrentarán a un gigante.

Los hospitales, por ejemplo, son oligopolios cada vez más locales, y es difícil ver cómo las tres multinacionales, con cientos de miles de empleados, pueden obligarlos a bajar sus precios cuando grandes aseguradoras sanitarias con decenas de millones de clientes no han podido hacerlo hasta ahora. Si el trío de empresas puede atraer seguidores, podrían estar en marcha grandes cambios.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas