Un pacto de silencio podría haber salvado a Lopetegui

Dado el contexto, los expertos creen que el cese ha sido un acierto

Las partes deberían haber acordado cómo anunciarlo

Un pacto de silencio podría haber salvado a Lopetegui
GETTY IMAGES

A un día del arranque del Mundial y a dos del debut de España. Así ha sido cesado Julen Lopetegui como entrenador de la selección, a 24 horas de que se conociese su fichaje por el Real Madrid. El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, fue el encargado de anunciar una destitución que hasta hace poco se antojaba imposible y que, para muchos, debilita a España de cara al torneo.

Una decisión que sin embargo, dadas las circunstancias, ha sido acertada, en un primer análisis que ofrece el profesor del máster en Dirección de Marketing Deportivo de ESIC Vicente de Pablo: “Si lo han anunciado tan pronto es para evitar que algo así sucediese a mitad de la competición”, asegura.

Lo que deja ver este capítulo, prosigue De Pablo, es una mala gestión en lo que a los tiempos y a la coordinación entre partes se refiere. Lo ideal hubiese sido que “las tres partes, el Real Madrid, la selección y Lopetegui, hubiesen ido de la mano, con un calendario y de manera conjunta. Posponiendo el anuncio por parte del Madrid, por ejemplo”.

Una idea con la que comulga el profesor de Marketing de EAE Business School Francesc Rufas, quien cree que es una irresponsabilidad especialmente por parte del entrenador, que tendría que haber exigido cierta confidencialidad hasta el final de la competición. Rufas comprende que “Florentino tenía la presión de anunciar un nuevo técnico cuanto antes”, pero recalca que “decirlo a dos días del Mundial es una estrategia catastrófica, ya que no beneficia a nadie”.

Sin embargo, considera que la destitución de Lopetegui es acertada, ya que “aunque los jugadores saben que es un buen técnico, sus decisiones podrían malinterpretarse y el equipo podría haber sentido que estaba defendiendo los intereses de unos jugadores o de un club en concreto”.

Asimismo, para Rufas, el cambio de seleccionador no debería desestabilizar a la plantilla, pues “aunque el entrenador tiene un trabajo enorme para crear un equipo, establecer un estilo y plantear una táctica, una vez esto está implementado, en un corto plazo, bastará con alguien que sepa hacer los cambios oportunos sobre el terreno”.

Esa tranquilidad en lo relativo al juego y al potencial de España también la pone sobre la mesa Vicente de Pablo: “Esto que ha sucedido no es deseable a nivel de imagen como marca, más aún en un terreno en el que hay tantos países representados. Pero en lo estrictamente deportivo, en la rivalidad en el campo, estos sucesos no tienen ninguna influencia”.

A nivel de marca, y sobre todo mirando al corto plazo, quienes sí salen tocados son el Real Madrid y la selección en lo relativo a la imagen empresarial, y Lopetegui, en lo que atañe a la marca personal. “En ese sentido, salen perjudicadas todas las partes”, insiste De Pablo.

El suceso deja entrever la ruptura de un acuerdo no escrito entre selección y clubes, que normalmente se han respetado. Qué pasará lo dirá el tiempo, aunque los expertos creen que la relación entre estas entidades no se verá salpicada.

Normas