España y Alemania tienen potencial para innovar juntas

Ambos países han aumentado su presupuesto en inversiones de investigación y desarrollo

La canciller alemana Angela Merkel durante una rueda de prensa en Santiago de Compostela (España).
La canciller alemana Angela Merkel durante una rueda de prensa en Santiago de Compostela (España). EFE

Para que la economía europea pueda persistir en un entorno globalizado, debemos continuar incrementando su competitividad. Un aspecto clave son los productos de alta calidad tecnológica. Nuestros países deben ambicionar estar siempre un paso por delante de los competidores. Así pues, es en interés de las empresas sacar constantemente al mercado productos y tecnologías para lo que deben invertir en investigación y desarrollo.

El Estado también desempeña un papel sustancial no solo con su compromiso con la investigación básica, sino además con la promoción activa de la investigación industrial. España y Alemania han llegado a la conclusión de que deben ampliar sus inversiones en investigación, desarrollo e innovación y han incrementado sus presupuestos en consecuencia. Si bien este artículo estará dedicado sobre todo a Alemania, también haré referencia a la cooperación en el marco bilateral y europeo.

Desde hace mucho tiempo en Alemania hay una amplia red de actores apoyados por el Estado que se dedican a la investigación y al desarrollo aplicados. Las universidades y, sobre todo, las facultades de Ciencias Aplicadas así como las de ingenierías desempeñan un papel clave, al igual que las sociedades de investigación, en particular, la Fraunhofer-Gesellschaft, así como los institutos más orientados hacia la aplicación práctica como son la Asociación Helmholtz de Centros de Investigación y la Asociación Leibniz.

Todos ellos abarcan un amplio abanico de temas y colaboran entre ellos y con empresas interesadas. Estas últimas apoyan a los institutos con fondos económicos. Para alcanzar una mejor coordinación de las actividades de la investigación promovida por el Estado, al inicio de cada legislatura la Estrategia de Alta Tecnología del gobierno federal aglutina de forma interdepartamental la promoción de la investigación y la innovación. Dicha Estrategia centra las actividades en campos de acción principales y temas de prioridad social.

Desde el año 2006 contribuye en gran medida a fortalecer la posición de Alemania en la competencia mundial y a crear un entorno que fomenta la transformación de ideas en productos y servicios comercializables.

Todo ello está sustentado con los recursos necesarios por los presupuestos federales: desde 2006 los gastos en investigación y desarrollo se fueron incrementando en un 68% hasta alcanzar los 15.600 millones de euros en el año 2016. Así pues, Alemania invierte, en colaboración con la empresa, aproximadamente un 3% del producto interior bruto en investigación y desarrollo. Los gastos en innovación aumentan no solo por parte de las grandes empresas, sino también de las pymes. En el año 2016 las empresas de menos de 500 empleados invirtieron más de 36.000 millones de euros en actividades dirigidas a la innovación.

Los ámbitos principales de la investigación orientada a la aplicación práctica son, en especial, la digitalización y la tecnologías clave (p. ej. nuevos materiales), la sostenibilidad, el clima y la energía, la salud y la alimentación, la movilidad y la seguridad. Un tema importante en cuanto al fortalecimiento de la cooperación, sobre todo en la investigación y el desarrollo aplicados, es la interconexión de los actores.

En Alemania se crearon, entre otros, numerosas estructuras de clúster para reunir a renombrados científicos expertos en un tema de relevancia económica. Estos clústeres compiten entre ellos por fondos de investigación y por la clasificación como “clúster puntero”. Los 15 clústeres punteros de la actualidad y más de 3.000 empresas, universidades, entidades investigadoras y otros actores implicados como socios implementaron sus estrategias en más de 1.600 proyectos innovadores con un volumen total que superó los 1.100 millones de euros. Los desafíos y las oportunidades innovadoras a escala mundial a menudo superan las posibilidades de las cadenas nacionales de innovación y de valor añadido.

Por ello es importante para nosotros que se continúe reforzando la cooperación europea. Alemania apoya una mayor interconexión europea e internacional de los clústeres punteros. Sobre todo en el seno de la Unión Europea la investigación de clústeres alemana tiene numerosas regiones socias.

En España tenemos clústeres socios en Barcelona, Bilbao, León, Valencia y Zaragoza. Además están bajo consideración cooperaciones con, entre otros, socios españoles en los proyectos de internacionalización en curso del clúster puntero “Effizienz-Cluster Logistik Ruhr” (Clúster de eficiencia logística de la cuenca del Ruhr), así como la “Sport-Innovation-Netzwerk SINN” (Red de innovación deportiva SINN). Asimismo, a escala bilateral, se mantiene la colaboración en investigación en las numerosas cooperaciones directas entre universidades y otras entidades investigadoras españolas y alemanas. 

También se mantiene la colaboración de larga trayectoria a escala europea, por ejemplo, a través del programa marco europeo para la investigación y la innovación Horizonte 2020, que apoya intensamente también a empresas españolas y alemanas. Nuestros países continuarán colaborando en el marco de las grandes instituciones de investigación europeas. Entre ellas se cuentan, p. ej., el Laboratorio Europeo de Biología Molecular con centros en Heidelberg y Barcelona, entre otros.

Hay ya muchos ejemplos satisfactorios de la cooperación hispano-alemana en la ciencia y la investigación aplicada. No obstante, deberíamos aprovechar todas las posibilidades de continuar ampliándola a escala de las instituciones que reciben apoyo estatal. Nuestras industrias, por ejemplo, en el ámbito de la automoción, la energía y la química, están expuestas a una fuerte competencia internacional, por lo que se verán obligadas en particular a continuar investigando intensamente en nuevas tecnologías. Dado que en muchos casos están muy estrechamente conectadas, parece conveniente una colaboración transnacional aún más estrecha entre empresas e instituciones investigadoras, así como el aprovechamiento de los potenciales existentes.

Peter Tempel es embajador de Alemania en España

Normas