Carceller ejecuta su refuerzo en Sacyr a través de Goldman Sachs

El banco aflora un 5,1% en el capital de la constructora por encargo del primer accionista

Disa utilizará en la junta los derechos políticos del paquete para frenar a Moreno Carretero

Demetrio Carceller, consejero de Sacyr.
Demetrio Carceller, consejero de Sacyr.

El banco estadounidense Goldman Sachs ha emergido como uno de los accionistas de referencia de Sacyr. Con una porción del 5,1% del capital, juega el papel de intermediario del empresario Demetrio Carceller, que crece desde su 16,1% ante a la junta del próximo 7 de junio.

Carceller, primer partícipe de Sacyr a través de Disa y en concertación con Satocan (2%), ya anticipó en el consejo de mayo su intención de adquirir hasta 30 millones de acciones (5,5% del capital) en un ejercicio temporal de fortalecimiento.

Un paso que se enmarca en la batalla interna de poder, que tiene como uno de los protagonistas al inversor y consejero José Moreno. Este llegó a la reunión de accionistas del año pasado reclamando mayor peso en el órgano de decisión a la vista de su participación del 16,8%. Una posición que incluye distintos instrumentos financieros y derivados, más un 4,51% directo.

Sacyr ha atendido a su manera aquella petición de 2017: en lugar de dotar a Moreno de nuevos consejeros ha recortado un representante a Disa, la familia fundadora Loureda y al propio presidente Manuel Manrique, dejando a Moreno como estaba. Tras esta decisión, este último demandó en el consejo del 10 de mayo una ampliación en el orden del día de la junta, con puntos que afectan directamente al presidente de Sacyr. La respuesta inmediata de Carceller fue el anuncio de compra.

Del 5,1% en poder de Goldman Sachs, un 3,7% (20 millones de acciones) devengará derechos de voto a favor de Carceller hasta el próximo mes de septiembre.

Entre las reclamaciones del empresario Moreno Carretero, que llegó al capital de Sacyr de la mano del ex presidente Luis del Rivero, figuran puntos relacionados con el gobierno corporativo contra los que ya ha votado en el seno del consejo. Pide el nombramiento de un consejero delegado cuando el presidente cumpla 65 años (Manrique tiene 64 años) o que los representantes de Sacyr en el consejo de Repsol, donde se sienta el presidente de la constructora, no cobren por ello.

Normas