Barclays compra hipotecas contra el deseo del activista Bramson

El jefe, Jes Staley, apuesta por una cartera de 5.000 millones de euros en hipotecas irlandesas comprada por 4.500 millones

Logo de Barclays en una de las oficinas del banco en la plaza de Colón, Madrid.
Logo de Barclays en una de las oficinas del banco en la plaza de Colón, Madrid.

El jefe de Barclays, Jes Staley, está llevando la contraria a su nuevo activista. Edward Bramson, que ahora posee el 5% del banco de Reino Unido, quiere que la entidad reduzca el trading. La decisión de Staley de apostar por una cartera valorada en casi 5.000 millones de euros de hipotecas irlandesas, comprada por unos 4.500 millones, no es presumiblemente lo que Bramson tenía en mente. En vista de ello, comprar una cartera tan grande de hipotecas de bajo rendimiento parece extraño. La firma de análisis Davy estima que el interés medio anual en hipotecas similares es de apenas un 1%. Al menos, Barclays afirma que la transacción no disminuirá su ratio de capital común Tier 1 del 12,7%, que ya es bajo en comparación con el de sus pares.

En defensa de Staley, los préstamos se consideran de alta calidad, ya que solo unos 500 millones de euros están deteriorados, y es probable que su valor aumente a medida que la expansión económica de Irlanda continúe a buen ritmo y el Banco Central Europeo eleve los tipos. El precio, estimado en alrededor de 93 céntimos el euro, está más o menos en la línea de acuerdos similares.

Además, es poco probable que Barclays mantenga las hipotecas en sus cuentas durante mucho tiempo. En lugar de eso las venderá a un listado de inversores, y obtendrá con el proceso voluminosos honorarios incluso si tiene que retener el 5% de los títulos.

Bramson probablemente sepa que los rendimientos anuales de Barclays no han alcanzado los dos dígitos desde 2012. De ahí su predisposición a hacer recortes en el negocio de trading, más volátil, que contribuye a que Barclays tenga un balance mucho mayor que el de su rival, Lloyds. Con acciones que cotizan alrededor de 1,26 veces por encima de su valor contable tangible, los inversores han otorgado a Lloyds una valoración prémium gracias a su enfoque minorista nacional.

Por el contrario, Barclays tiene un descuento del 18% respecto al valor contable. Mientras el banco de inversión continúe funcionando por encima de las modestas expectativas de sus accionistas, Staley no cambiará de rumbo. Su problema es que a menos que pueda solucionar la volatilidad inherente, Bramson tampoco lo hará.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas