Especial publicidad

BFF Banking Group: una nueva identidad, el mismo espíritu

El grupo bancario italiano, con más de 30 años de experiencia que opera en España desde 2010, se ha consolidado como líder en la gestión del crédito de los proveedores del sector público en Europa

BFF

Desde el 1 de mayo de 2018, el grupo opera con la marca BFF en sus ocho mercados internacionales: Italia, España, Portugal, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Grecia y Croacia. Este cambio de nombre corporativo conlleva una nueva denominación social en España: BFF Finance Iberia, S.A., cuya marca hasta ahora ha sido Farmafactoring España, S.A.

En su origen, BFF Banking Group se especializó en la gestión de deuda pública perteneciente a compañías farmacéuticas; en la actualidad el negocio BFF Banking Group se ha diversificado, ofreciendo soluciones de financiación a las empresas que trabajan con la Administración pública en muy diferentes sectores como son telecomunicaciones, seguridad, infraestructuras, servicios de limpieza y mantenimiento, servicios de emergencia, ingeniería civil, sanitario, farmacéutico, etc.

Telecomunicaciones, seguridad, infraestructuras, sanitario o farmacéutico son algunos de los sectores a los que BFF ofrece sus servicios

BFF Banking Group ofrece un instrumento de financiación a corto plazo destinado a empresas que ostenten derechos de crédito frente a deudores públicos. BFF compra las facturas pendientes de cobro que posea una empresa frente a las Administraciones públicas y derivadas de la venta de productos o la prestación de servicios.

Dicha compra se realiza a un precio definido, pactado con el cliente y cerrado en el momento de la firma de la operación, sin posteriores reliquidaciones ni otras comisiones. El vendedor elimina así el riesgo y la incertidumbre de cobro, ya que mediante el servicio de Factoring sin recurso se transfiere la titularidad total del derecho de crédito del cedente (vendedor) al factor (comprador).

Ventajas 

 BFF Banking Group interactúa con las entidades financieras y, lejos de ser un competidor, se sitúa como colaborador de sus propios clientes, ofreciendo un producto exclusivo para gestionar las cuentas comerciales a cobrar sobre sus deudores públicos, pudiendo continuar con sus líneas tradicionales de factoring sobre sus deudores privados.

Este tipo de financiación no consume CIRBE, puesto que el descuento no es un gasto financiero y los créditos vendidos se pueden dar de baja del balance, reduciendo sustancialmente los plazos de cobro del cliente.

El Factoring sin recurso se convierte en una herramienta de cobro de gran ayuda para las empresas, especialmente en momentos de crisis o de incertidumbre política. El proceso es extremadamente ágil, sencillo y flexible, pudiendo optar el cliente por operaciones de cesión puntuales o recurrentes, en función de sus necesidades.

 BFF también adquiere sentencias judiciales en firme en las que un tribunal haya fallado a favor del cliente. Recientemente ha lanzado al mercado un nuevo producto, el Vendor Finance, mediante el cual adquiere a título definitivo los derechos de crédito a futuro surgidos de una operación de arrendamiento financiero, abonando al cliente el importe al inicio de la operación.

 Asimismo, y dentro de su catálogo de productos, el grupo lanzó en 2015 el depósito a plazo online Cuenta Facto -tanto en el mercado español como en el alemán-, siendo éste el instrumento financiero ideal para clientes particulares que quieran obtener una alta rentabilidad. 

El 'factoring' aumenta un 12,5% en 2017

Según un estudio de la AEF, durante el año 2017 el volumen de contratación del servicio de factoring en España aumentó un 12.5%. Las empresas contratantes prevén que esta tendencia se mantenga en los años venideros, incrementándose el uso de esta potente herramienta financiera.

BFF Banking Group es capaz de cubrir diferentes necesidades de las empresas, entre otras: mejorar las ratios del balance, reducir el plazo de cobro para cierres trimestrales y anuales, control de los flujos de tesorería, garantía del cobro de todas las facturas emitidas con un DSO prefijado.

Y esto mediante una amplia gama de servicios financieros que se torna especialmente interesante ante cualquier situación de incertidumbre política o de incremento de los plazos de pago de las Administraciones públicas. 

En resumen, las ventajas competitivas para los clientes de BFF Banking Group son, entre otras, el establecimiento de un precio fijo con independencia del plazo de cobro real, coste único en el momento de la cesión, sin comisión de apertura ni intereses posteriores,contar con un departamento especializado en la gestión y obtención de la conformidad de las facturas, mejora sustancial de los periodos medios de cobro, provisión de liquidez frente a unos plazos de pago de sus deudores muy dilatados -pues se adelanta el cobro de las facturas al momento de su venta a BFF Banking Group-, eliminación del riesgo para el cedente, no consumo de CIRBE y supresión de cualquier carga administrativa.

Normas