El programa radical italiano es caos seguro

Un borrador filtrado incluye la opción de salir del euro y promesas de gasto poco ortodoxas

Matteo Salvini, líder de la Liga, tras reunirse con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, el pasado 5 de abril.
Matteo Salvini, líder de la Liga, tras reunirse con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, el pasado 5 de abril.

La agenda radical propuesta en Italia es una receta para el caos. Un programa filtrado, elaborado por los posibles socios de coalición Movimiento 5 Estrellas y Liga, dice que los países deberían poder salir de la zona euro, junto con otras medidas y promesas de gasto poco ortodoxas. El plan promete una confrontación con la UE que todavía no se refleja en el relativamente bajo rendimiento de los bonos de Italia.

El borrador se suma a una ya extensa lista de promesas inviables que permitieron que los dos partidos obtuvieran grandes resultados electorales. Confirma que quieren ofrecer más asistencia social –posiblemente con fondos de la UE–, recortar impuestos y reducir la edad de jubilación.

También quieren que el BCE perdone 250.000 millones, el 11% de la enorme deuda pública italiana, comprada a través de su mecanismo de flexibilización cuantitativa. Lo más controvertido de todo es que el proyecto pone en tela de juicio la irreversibilidad de la moneda única al sugerir un mecanismo que permite a los Estados marcharse si los votantes así lo exigen.

Otras extravagancias incluyen la creación de un llamado Comité de Conciliación compuesto por líderes de la coalición y otros funcionarios, con el poder de resolver desacuerdos pero también de dictaminar sobre cualquier cosa, desde política exterior hasta seguridad nacional. Eso socavaría el papel del Gobierno y del Parlamento.

Matteo Salvini (Liga) y Luigi di Maio (5 Estrellas) han intentado dar marcha atrás respecto al borrador. Pero es difícil creer que el rápido cambio de opinión sea sincero, ya que está fechado el día 14. El coste de la deuda alcanzó tras la filtración su nivel más alto en dos meses. Pero la prima de 150 puntos básicos de Italia sigue por debajo de un pico de más del 5% en 2011. Si los radicales llegan a un acuerdo esta semana, la prima podría subir aún más.

La filtración por sí sola podría acabar con la posible coalición. Los dos partidos aún no han acordado un primer ministro. Es difícil ver cómo podría respaldar una figura respetada un programa de este tipo. El fracaso en la formación de Gobierno probablemente empujaría a otras elecciones. Pero con el saliente Partido Demócrata aún débil, produciría más de lo mismo. Solamente se retrasaría el enfrentamiento de Italia con Europa.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas