Alemania exige unidad de acción a la UE para negociar exenciones con EE UU

Es partidaria de restringir el área de productos mientras Francia busca un acuerdo general

La prórroga dada por Trump acaba el 1 de junio

Alemania exige unidad de acción a la UE para negociar exenciones con EE UU

Las espadas siguen en alto en la guerra arancelaria impulsada por Estados Unidos. La situación parece complicarse por momentos, ante la multiplicidad de posturas. El ministro de Economía de Alemania, Peter Altmaier, emplazó este miércoles a los países miembros de la Unión Europea a acordar una postura común para negociar en materia comercial con Estados Unidos después de que el presidente norteamericano, Donald Trump, decidiera el martes prorrogar un mes la exención de aranceles al aluminio y al acero para el bloque comunitario.

En declaraciones a la cadena de televisión ARD, el titular de Economía alemán reconoció que la situación actual es difícil. “Debemos intentar conseguir una solución justa en las negociaciones entre europeos y estadounidenses”, afirmó, añadiendo que, para lograr ese objetivo, los países de la Unión Europea deben acordar cómo actuar, informa Reuters. “Los dos asuntos son igualmente difíciles”, reconoció Altmaier.

Las grietas en la delegación comunitaria parecen abrirse en mitad de las conversaciones con Washington. Alemania es partidaria de ceñir las negociaciones a un número reducido de bienes (los industriales) mientras que Francia quiere que la cuestión se amplíe a otros sectores. La unidad de acción es básica para el resultado de las negociaciones.

El presidente de Estados Unidos anunció esta semana que se prorroga del 1 de mayo hasta el 1 de junio la exención de los aranceles al aluminio y al acero a los países de la UE.

Aunque Bruselas valoró el martes la prórroga, abogó por que el país norteamericano apruebe la exención de forma permanente. Aunque la UE se muestra dispuesta a dialogar con Washington sobre los problemas actuales del sector siderúrgico, advierte que “no negociará bajo amenazas”.

Washington y Pekín inician conversaciones

China y Estados Unidos inician este jueves en Pekín una ronda de discusiones de dos días para intentar evitar una guerra comercial, para las que Pekín pidió ayer que la delegación de Washington mantenga una actitud “sincera y constructiva”. China ha avanzado que “no es realista resolver todos los asuntos en una sola negociación”, según dijo una portavoz del Ministerio de Exteriores, Hua Chunying.

La delegación estadounidense está encabezada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin y el secretario de Comercio, Wilbur Ross. EE UU ha anunciado la imposición de aranceles a productos chinos, que afectarían a exportaciones de este país por valor de 150.000 millones de dólares. Pekín ha respondido con amenazas similares, en productos agropecuarios de EEUU, en caso de que esas medidas entren en vigor.

En los mismos términos se ha expresado el Gobierno francés, que ha recordado a Trump que la UE no es la causa de la sobreproducción de acero que inunda el mercado mundial.

Los polémicos aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio entraron en vigor el 23 de marzo pasado, pero Trump eximió temporalmente a algunos de sus principales aliados para negociar acuerdos comerciales paralelos para lograr una reducción en las importaciones de esos productos.
Los países exentos definitivamente de los aranceles fueron Argentina, Australia y Brasil.

Por su parte, a la UE, Canadá o México se les ha concedido la citada prórroga de 30 días. Con Corea del Sur ya ha cerrado un acuerdo definitivo.Washington no ha dado aún a conocer los detalles de los acuerdos con Argentina, Brasil y Australia anunciados, que se perfilarán a lo largo de mayo. Se espera que estos tres países anuncien un acuerdo sobre el TLCAN antes de junio, después de nueve meses de negociaciones iniciadas tras la amenaza de Trump de retirar a Estados Unidos del pacto comercial norteamericano.

El secretario de Comercio de EE UU, Wilbur Ross, está intentando que la UE disminuya sus aranceles a la importación de vehículos estadounidenses y que reduzca su superávit comercial con Washington para mantener la exención.

Bruselas, sin embargo, ya tiene preparados aranceles a productos estadounidenses como el zumo de naranja, las motocicletas Harley Davidson, el bourbon de Kentucky (como el Jack Daniels), los, tejanos y arándanos en caso de que Washington le imponga las tarifas metalúrgicas. Además, la Unión Europea también está dispuesta a denunciar a EE UU ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ese paso, de denunciar a EE UU ante la OMC, ya lo dio China, uno de los principales afectados por los aranceles al acero y al aluminio junto a Rusia, Taiwán y Japón.

Normas