Rosell arremete contra la "grave parálisis sindical" en el pacto de salarios

Los empresarios dispuestos a acelerar a 2019 la subida del salario mínimo a 850 euros

La patronal reclama al Gobierno un impuesto de sociedades "muy reducido" para facturaciones "muy reducidas"

Juan Rosell, presidente de CEOE.
Juan Rosell, presidente de CEOE.

La gran patronal española CEOE-Cepyme ha celebrado hoy su Asamblea anual en Madrid, en uno de los encuentros empresariales menos turbulentos que se recuerdan. Los representantes empresariales que han asistido han escuchado un duro mensaje de su presidente, Juan Rosell, a los sindicatos por lo que ha llamado su "parálisis interna preocupante" a la hora de negociar y pactar el acuerdo de subida de salarios para este año.

Rosell ha recordado que los empresarios ofrecen una subida del 2% generalizada y hasta un 1% adicional vinculado a beneficios empresariales; mientras que más de cinco millones de trabajadores ya han firmado un alza retributiva del 1,5% de medida para los convenios de este año. "Ya ocurrió el año pasado --ha dicho el presidente de CEOE-- ofrecimos una subida mejor que la que se estaba firmando y lo rechazaron y este año está pasando lo mismo".

Y ha reprochado a las cúpulas de los sindicatos CC OO y UGT ser "totalmente incoherentes" en una doble vertiente. Por un lado, porque no firman el acuerdo salarial de hasta un 3% que ofrecen los empresarios, al tiempo que en las empresas y sectores están pactando las citadas alzas del 1,5%. Y, en segundo lugar, porque las subidas pactadas para sus respectivos trabajadores de estructura de ambas centrales han sido del 1,9% y 1,8% respectivamente.

Además, Rosell se ha mostrado incluso dispuesto "a hablar de los salarios más bajos". Se refería con ello, según ha aclarado tras su intervención ante la Asamblea, a acelerar a 2019 el aumento del salario mínimo interprofeisonal a 850 euros mensuales previsto para 2020. "No queremos salarios bajos; subir salarios cuando se puede no es solo síntoma de decencia sino un signo de inteligencia", ha dicho hoy Rosell.

Así, defendió a ultranza la subida acordada por el salario mínimo, que ha sido posible, según él "fundamentalmente por las demandas patronales", insinuando incluso que los sindicatos tampoco querían firmar este incremento. De hecho consideró que dicha alza del salario mínimo no solo no destruirá empleo sino que "será una guerra abierta contra la economía sumergida". Según sus cálculos si España lograra recortar siete punto la economía irregurlar su PIB crecería tres puntos.

Rosell, como es habitual en estas asambleas, dirigió también peticiones públicas de los patronos al Gobierno. Una de las más novedosas fue la creación de un impuesto de sociedades "muy reducido" para facturaciones "muy reducidas"; algo que, según reiteró, serviría también para combatir la "muy pecaminosa economía sumergida".

En el encuentro se hicieron también públicas las cuentas auditadas de 2017 de la organización empresarial y el presupuesto para el año en curso. CEOE, tras haber logrado el equilibrio presupuestario en 2016, volvió a registrar pérdidas por una provisión de fondos de 12 millones de euros para hacer frente a unos requirmientos del Tribunal de Cuentas a CEOE y Cepyme por "defectos formales" de los cursos de formación impartidos por las patronales en 2010.

Los empresarios han obtenido estos 12 millones de su "filial", el Instituto de Estudios Económicos. Si bien, el responsable de la Comisión de Presupuestos de CEOE y presidente de la patronal madrileña CEIM, Juan Pablo Lázaro, asguró que "tienen argumentos jurídicos suficientes" para lograr que ese pago no tenga que realizarse finalmente. "Aunque --reconoció-- tenemos un riesgo importante en esta solicitud de reembolso".

La patronal ha anunciado también su intención de mantener a toda su plantilla estructural este año (formada por 90 trabajadores). Asimismo, mantendrá este año el coste de cada una de sus vocalías en 9.400 euros. Hicieron un repaso de las asociaciones empresariales que han entrado en la organización y de las que se han dado de baja o han reducido su número de vocalias a pretición propia (para pagar menos). Entre estas últimas llamó la atención el descenso de 14 a 6 vocalías de la patronal de la construcción Seopan y de 18 a 12 vocalías en la Confederación Nacional de la Construcción (CNC).

Normas