El Gobierno blinda la limitación de Uber y Cabify frente al taxi

Eleva a rango de ley la ratio de licencias (una de VTC por cada 30 de taxi) recogida en 2015

Fomento defiende una regulación homogénea en todo el país

El Gobierno blinda la limitación de Uber y Cabify frente al taxi

La guerra larvada entre el sector del taxi y el de las empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) vivió este viernes un nuevo episodio. El Consejo de Ministros aprobó este viernes finalmente un real decreto ley que blinda la limitación ya impuesta a la concesión de autorizaciones a empresas con licencias VTC (firmas como Uber y Cabify), en relación con las del taxi, con el fin de garantizar que no exista más de una licencia de esas empresas por cada 30 del taxi.

La nueva norma, que deberá ser convalidada en el Congreso, eleva así a rango de ley esta ratio (1/30) que el Ejecutivo ya aprobó por real decreto en noviembre de 2015. El objetivo del Gobierno es “equilibrar el sector del VTC en relación con el del taxi y garantizar una convivencia equilibrada entre ambos”, ha argumentado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tras el Consejo de Ministros.

Asimismo, pretende garantizar la “seguridad jurídica” en el sector de las VTC y que cuente con una “regulación homogénea” en todo el territorio nacional, ante la “proliferación” de diferentes iniciativas normativas en distintas comunidades y ayuntamientos para contener a las empresas de VTC. “El Gobierno, dadas sus competencias en regulación de los transportes, las ejerce para garantizar una regulación homogénea en todo el territorio”, ha insistido De la Serna.

Este real decreto ley se ha aprobado en vísperas de que el Tribunal Supremo se pronuncie, precisamente, sobre esta ratio de licencias (1/30) entre los VTC y el taxi, impuesta en 2015. El fallo del alto tribunal será consecuencia del recurso que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) presentó en contra de esta limitación, al que posteriormente se sumaron Unauto, la patronal de las VTC, y las principales empresas del sector, Uber y Cabify, que reclaman la supresión de las limitaciones.

El Tribunal Supremo decidirá en breve sobre el recurso planteado por la CNMC, partidaria de una mayor liberalización

Ahora, con la aprobación de la norma el Ejecutivo eleva a rango legal la ratio entre los dos modos de transporte urbano ante la previsión de que el Supremo pudiera anularla. “No conozco cómo terminará el contencioso-administrativo abierto en el Supremo, en fase de deliberación y fallo, pero con este real decreto ley pretendemos garantizar seguridad jurídica en todo el territorio”, ha recalcado al respecto el titular de Fomento.

“Sobre todo teniendo en cuenta lo que viene ocurriendo en los últimos meses”, ha añadido. De la Serna se refirió así a las miles de licencias que Uber y Cabify están obteniendo por vía judicial debido al vacío legal que registró el sector entre 2009 (el entonces Gobierno socialista lo liberalizó) y 2015, cuando el anterior Ejecutivo del PP lo volvió a regular e impuso la limitación.

Uber y Cabify, decepcionados

El real decreto ley aprobado este viernes no ha sentado bien a las empresas con licencias VTC. Uber considera que el texto es una oportunidad perdida para la creación de miles de puestos de trabajo en España y para la modernización de la movilidad en las ciudades del país. Un portavoz de Uber ha indicado que esperan ponerse a trabajar con el Gobierno, las plataformas y el sector del taxi en una nueva regulación “que haga posible que cada vez más ciudadanos dejen su coche en casa”. Según un estudio de Analistas Financieros Internacionales (Afi) para Uber, el “monopolio del taxi” supone un sobrecoste para el usuario de 4,9 euros por trayecto medio y revierte en unas rentas monopolísticas” de 20.537 euros por licencia de taxi al año.

Además, señala que las restricciones regulatorias cuestan a los ciudadanos 603 millones de euros. Considera que la combinación de las VTC con políticas de disuasión del uso del vehículo privado crearía 77.000 empleos.

Por su parte, Cabify ha asegurado que su objetivo “no es acabar” con el taxi, sino ofrecer opciones complementarias de movilidad a las que ya existen “para que los ciudadanos se planteen dejar su coche en casa”.

En este sentido, el ministro recalcó que existen en España 64.217 licencias de taxi frente a 7.058 licencias de VTC. De esta forma, el número de autorizaciones de estas empresas multiplica ya por más de tres a las que les correspondería en virtud del ratio de uno por treinta.

Además de blindar el ratio de licencias entre los dos gremios, el nuevo texto limita por ley al 20% los trayectos que empresas como Uber pueden realizar fuera de la comunidad autónoma en la que tienen licencia. El real decreto ley también encarga a la Conferencia Nacional de Transportes la promoción y coordinación de medidas para impulsar la competitividad en el sector.

Valoración del taxi

El presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, ha calificado el real decreto ley aprobado este viernes como “un triunfo final sobre el modelo que pretenden” Uber o Cabify. Leal opinó que la nueva norma “pone fin a la incertidumbre de 100.000 familias españolas que viven del taxi y que ya pueden ver el futuro con esperanza”. Añadió que la norma “garantiza el equilibrio” en el sector y “la supervivencia” del taxi en los próximos años.

Por su parte, la Asociación Nacional del Taxi (Antaxi), más crítica, ha considerado que las medidas aprobadas constituyen un “parche” que no ofrece soluciones reales. “El Ejecutivo no ha tenido en cuenta aspectos como el establecimiento de criterios firmes para la venta de autorizaciones VTC o el papel de las comunidades autónomas en su gestión”, ha indicado.

Normas