Fernando Gallardo: “¿Saturación en las islas? En 20 años habrá el doble de turistas”

“Intentar frenar el turismo es antinatura”, asegura este escritor y conferenciante. "Los mostradores de recepción están obsoletos, no son nada humanos”

Fernando Gallardo
Fernando Gallardo
Las Palmas de Gran Canaria

Fernando Gallardo es periodista, escritor y conferenciante, pero sobre todo es un visionario. Ha sabido ver siempre el futuro del turismo con una claridad pasmosa. No tiene un bola de cristal, ni usa las cartas del tarot o lee los pozos del café, sus profecías se cumplen porque lleva más de 40 años analizando el sector, viajando por todo el planeta: ha visitado más de 26.000 establecimientos por todo el mundo, ha publicado más de 100 libros y guías sobre hoteles, está al cargo del blog La Ruina Habitada, dirige el portal de recomendaciones Notodohoteles.com y desde 1987 publica cada una página semanal de crítica hotelera en el diario EL PAÍS.

También tiene tiempo para participar en las Jornadas de Hostelería y Turismo del Ayuntamiento de Pájara, en Fuerteventura. Este mes de junio le veremos participando en un seminario en Lanzarote.

Empezando por lo más reciente, en su visita a Fuerteventura, planteó sus teorías sobre las nuevas profesiones en la industria. ¿Cuáles son?

Yo planteo una proyección de aquí a cinco, diez o 20 años, cuando se produzca una explosión de esa sustitución laboral, aunque ya estamos empezando a verlo en grandes cadenas hoteleras. Algunos empleos serán remplazados por inteligencia artificial, por robótica. Por ejemplo, la figura del recepcionista, porque es un trabajo muy mecánico, muy rutinario. Es posible que en Canarias este relevo lo veamos más tarde porque el turismo vacacional todavía puede mantener unas estructuras más tradicionales.
El camino ya se ha iniciado para el check in y el check out. Se está eliminando el mostrador de recepción, es ya una figura antigua y obsoleta, parece la expendeduría de una tienda, e ir firmando cosas no tiene nada de humano.
De esta función a extinguir saco una nueva profesión. El recepcionista se va a reconvertir en la figura del gestor de la acogida, el de la bienvenida, el de la hospitalidad, que deberá empatizar y conocer a los huéspedes y trasmitir el espíritu del establecimiento.

Se dice que Canarias ha llegado a su tope de turistas y que ahora hay que conseguir que vengan menos, pero que gasten más, ¿es ese el camino del turismo en las Islas?

Hay una preocupación creciente, no solo en Canarias. Pero lo que debe hacer la industria es apretarse bien los machos, porque lo que ha visto no es nada con lo que va a ver.
En la última década ha habido un crecimiento de 400 millones de personas. En la década que viene, el crecimiento turístico será de 600 u 800 millones de personas. Para 2030 en adelante, 2.000 millones de personas se van a mover por el mundo. Y no se van a repartir de forma uniforme por todo el planeta, sino que se van a concentrar en los destinos más apetecibles, entre ellos, obviamente, Canarias. En 20 años, los turistas en las islas se van a duplicar y la oferta tendrá que duplicarse.
Para conseguir que vengan menos necesitamos reducir la población de viajeros de manera drástica… esto no parece viable ni sensato. La presión turística es imposible de frenar. Intentar frenar el turismo es antinatura.
En Canarias se puede controlar el flujo de aviones. Pero cuando el agua se intenta retener, como pasa con los pantanos: al final busca escapes. Hay que crear infraestructuras mejor diseñadas, más armónicas, más sostenibles con el medio ambiente para soportar esa nueva ola.

¿Y qué puede hacer el sector para conseguir que los turistas gasten más?
Te respondo con otra pregunta: ¿están dispuestos a gastar más? El mundo tiende cada vez más al low cost… la voluntad es de gastar menos, difícilmente van a pagar más solo porque lo exija el destino. Por tanto, el aumento está en función del programa experiencial. Canarias debe elevar ese programa. No hablamos de calidad, sino de ofrecer cosas diferentes.

¿Cuál es esa diferencia?

En Canarias no se comía especialmente bien. En los últimos años se ha puesto en valor la gastronomía y ahora es uno de sus grandes alicientes. Se han aventurado a invertir, a desarrollar nuevas modalidades, emprendimientos en gastronomía… un recurso turístico que va a la par del clima.
Canarias tiene la mayor parte de los parques nacionales de España, puede desarrollar un turismo de naturaleza, y han sido los alemanes quienes los han puesto en valor. No solo deben aprovecharlos como recurso turístico, también como recurso académico, con equipos de investigación y de docencia a escala planetaria. Y esto se convierte además en un complemento perfecto al turismo por la sostenibilidad.

Normas