La Audiencia Nacional investiga a CaixaBank por blanqueo para las mafias chinas

Cita a la entidad el 26 de abril al considerar que 10 de sus sucursales favorecieron, auxiliaron y ocultaron fondos de clientes investigados por fraude, entre otros

CaixaBank niega cualquier implicación en el lavado de dinero para criminales

lavado de dinero
Oficina de CaixaBank.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, ha acordado dirigir un procedimiento contra Caixabank como investigada por un delito de blanqueo de capitales por la actuación de diez de sus sucursales en "el presunto favorecimiento, auxilio y ocultación de fondos de clientes de nacionalidad china investigados en las operaciones conocidas como “Emperador, Chequia, Snake, Juguetes y Pólvora”.

Según un comunicado de la Audiencia, el juez considera que en una decena de sucursales investigadas, directivos y empleados actuaron presuntamente “como canales de blanqueo de dichas organizaciones” aun cuando podían sospechar que sus clientes estaban inmersos en actividades ilícitas de fraude del que procedían las ingentes imposiciones en efectivo que realizaban”. El juez ha citado a la entidad el próximo 26 de abril a las 10.30, cuando CaixaBank deberá designar un representante, así como abogado y procurador para el procedimiento.

Desde CaixaBank avanzan que la entidad va a “negar cualquier tipo de colaboración o participación en delitos de blanqueo de capitales cometido por presuntas mafias chinas”. El banco reconoce que habrá que esperar a ver el resultado de la investigación judicial para dilucidar si se produjo algún tipo de irregularidad puntual, pero matiza que el sistema de prevención de blanqueo de capitales ha ido mejorando año a año.

"CaixaBank tiene una fuerte y comprometida cultura de cumplimiento normativo, y cumple y ha cumplido en todo momento con la normativa vigente en materia de prevención de blanqueo de capitales", expone la firma.

Fuentes de la entidad sostienen, además, que cuando tuvieron lugar los hechos investigados no habían trascendido públicamente todas las operaciones policiales sobre mafias orientales que luego se han conocido y que han llevado a elevar los controles específicos.

No obstante, el juez advierte que la entidad cometió “graves fallos” en la prevención del blanqueo que se habáin puesto de manifiesto en 2013 y eran “conocidos por todo el personal directivo de la entidad CaixaBank y en especial por el responsable de cumplimiento normativo al tiempo de los hechos".

Así, Moreno considera prudente incluir en la investigación a la entidad, como persona jurídica, sin perjuicio de los indicios de responsabilidad contra las 10 sucursales específicamente investigadas, por su responsabilidad general.

El magistrado denuncia que CaixaBank no implementó las medidas necesarias para evitar la comisión de delitos de blanqueo y que su incumplimiento de la normativa “fue contumaz y no episódico”, lo que permitió a las organizaciones mantener su operativa irregular.

Los hechos investigados 

El auto del juez explica que a raíz de la investigación a la entidad ICBC ( Industrial And Comercial Bank Of China) por conductas de blanqueo de capitales al servicio de diversas organizaciones criminales de ciudadanos chinos, el Grupo de delitos Económicos de la Guardia Civil, así como el servicio de prevención de capitales (Sepblac) detectaron una serie de comportamientos irregulares llevados a cabo por determinadas sucursales de CaixaBank entre los años 2011 y 2015, para ayudar presuntamente a personas físicas y sociales de nacionalidad china a aprovecharse de las ganancias ilícitas de sus defraudaciones y contrabando de mercancía.

Según el escrito del magistrado, estas organizaciones generaban unas masivas remesas de dinero en efectivo, procedentes de delitos contra la Hacienda Pública y en menor medida contra la Propiedad Industrial y Contrabando “en cuya bancarización sin riesgos de ser descubiertos, aprovechamiento y ayuda para transferir sus fondos a China han intervenido entidades bancarias como Caixabank e ICBC Sucursal España”.

El auto del juez relata cómo entre 2013 y 2015 distintos juzgados de localidades de Madrid y de la Audiencia Nacional que investigaban los casos Emperador y Snake, entre otros, realizaron diversos requerimientos a las sucursales de Caixabank para averiguar el patrimonio ilícito de los clientes investigados. Las sucursales implicadas “hicieron caso omiso” al hecho de tratarse de clientes requeridos por juzgados y fiscalías, y “auxiliaron a los titulares de cuentas en el aprovechamiento de sus ganancias ilícitas, bancarizando el dinero sin indagar su origen, aceptando cualquier papel o justificación que se les presentaba y facilitando su transferencia en importes pequeños que no debían ser comunicados al Banco de España” Esos requerimientos judiciales, añade el juez, “ fueron desatendidos por CaixaBank que no activó ninguna comunicación o alarma respecto al cliente en cuestión”.

El informe del Sepblac destaca que entre los años 2013 y 2015 el número de clientes de CaixaBank que han sido objeto de requerimiento judicial por delito de blanqueo y que han realizado transferencias por valor de 99,1 millones de euros a China y Hong Kong son 193 (76 personas físicas y 117 sociedades limitadas). El juez destaca que no se realizaron exámenes especiales tras recibir esos requerimientos, ni tampoco comunicación al Sepblac, respecto de 165 de esos 193 clientes, que siguieron operando, transfiriendo 31.7 millones de euros.

En su auto el juez distingue entre la actuación de otras entidades bancarias y CaixaBank. El magistrado recuerda que, a raíz de la llamada operación 'snake', la Fiscalía Anticorrupción y el juzgado número 7 de Parla, solicitaron información a las entidades bancarias sobre las comunicaciones que habían cursado al Sepblac por las operaciones investigadas. 18 bancos reportaron que habían comunicado al Sepblac un total de 109 expedientes relacionados con 111 empresas y 42 personas físicas de la organización 'Snake', por movimientos sospechosos de blanqueo. El juez añade que, en el caso de ICBC no hubo ninguna comunicación y en la caso de CaixaBank se localizaron cuatro de una de las sucursales investigadas, cuyo director pese advertir indicios de blanqueo en una de las cuentas, “permitieron a su administrador contratar nuevas cuentas para otra sociedad de su propiedad y cliente de la misma sucursal”.

El auto detalla además las operaciones investigadas a las 10 sucursales implicadas, situadas en distritos cercanos al Polígono Cobo Calleja de Madrid. Analiza toda la información sobre los clientes investigados, de los que existía carencias de información y de control sobre su operativa. Y explica que "los directores implicados permitieron el uso de testaferros, actividades económicas no justificadas, con repetición de un patrón falsario de ingresos en efectivo para eludir a Hacienda, fraccionando facturas, con empresas instrumentales y sin controlar a los clientes; Los directivos de esas sucursales, según el juez, permitieron que otras personas distintas a los titulares firmaran operaciones de ingresos o transferencia".

2.254 trasferencias on line

Igualmente el juez señala que "a través de la banca on line los líderes de la organización criminal también operaban, sin necesidad de desplazar a testaferros instrumentales a las entidades bancarias. El juez cifra en 50 sociedades de la trama y 16 personas físicas las que utilizaron la banca electrónica de CaixaBank. Los directores de las sucursales investigadas permitieron a las organizaciones SNAKE, Chequia, Emperador, Juguetes que realizaran ingresos compartiendo direcciones IPs, compartiendo beneficiarios comunes. En el caso Emperador, por ejemplo, ordenaron 2.254 transferencias por valor de 41.6 millones de euros.

Por último explia que las organizaciones investigadas dividían las remesas de dinero procedentes de sus ganancias ilícitas en cantidades más pequeñas, entre 20.000 y 35.000 euros. A veces se producían ingresos de efectivo simultáneos en el mismo día, hora y cantidad entre varias sociedades aparentemente desvinculadas entre sí y realizadas por su administrador de perfil testaferro.

Respecto a las transferencias a China y Hong Kong, el juez considera que los directivos y empleados de las sucursales investigadas “eran conocedores de los saldos diarios que se transferían y que sus importes eran siempre inferiores a 50.000 euros, al objeto de eludir la obligación de declararlas conforme a la normativa del Banco de España y permanecer así los movimientos ocultos para el seguimiento de las operaciones de tráfico de divisas”.

La operativa de las mafias

La investigación parte del fraude cometido por una serie de organizaciones mafiosos de origen chino que importaban mercancía a España que no declaraban íntegramente, o de las que reportaban hasta seis veces menos de su valor real.

Infravalorada la mercancía en las declaraciones arancelarias, las organizaciones eludían el pago de IVA a la importación a territorio europeo e iniciaban una operativa de compraventa en la economía sumergida, siempre fuera de sus obligaciones fiscales, a través de decenas de sociedades simuladas que usaban sellos y facturas falsas.

Con este modus operandi, las mafias generaban masivas remesas de dinero en efectivo. La investigación abierta ahora busca dilucidar el papel que pudo tener CaixaBank a la hora de bancarizar esos fondos para su blanqueo.

Normas