Un seguro obligatorio, pero a la medida de cada cliente

El coste de la póliza supone un 15% de la cuota mensual del cliente

Un seguro obligatorio, pero a la medida de cada cliente

Del seguro del automóvil no escapa ningún conductor. Por ley, es de obligatoriedad contratarlo, independientemente de si se trata de un vehículo propio o en alquiler. Lo mínimo es tener cubierta la responsabilidad civil que, en definitiva, trata de solucionar las indemnizaciones personales y materiales ocasionados a terceras personas en caso de accidente.

En España existen unas 570.000 pólizas para los coches que se usan bajo la fórmula del renting, según datos de la Asociación Española del Renting de Vehículos (AER). “Lo normal es que sean a todo riesgo, pero puede haber otro tipo de coberturas”, explica Agustín García, presidente de la asociación.

El seguro suele estar incluido en la cuota mensual. “Entre un 80% y 85% de los casos se contrata así. El resto de los clientes lo hace directamente a través de las aseguradoras con las que probablemente ya tienen otros acuerdos”, comenta García. “El seguro supone el 15% del coste total”, añade.

Desde Mutua Madrileña aseguran que con “las pólizas para flotas y vehículos de renting se tiende a buscar una mayor personalización”. Y en este sentido, el presidente de la AER apunta que “uno de los objetivos que persigue esta opción es que el conductor tenga un único interlocutor, por eso se suele contemplar todo, incluso tienen talleres concertados que agilizan los procesos con un buen servicio”.

El índice de siniestralidad es inferior a la media nacional, a pesar de que la exposición al riesgo es mayor

Según el Observatorio del Vehículo de Empresa de Arval (filial del grupo BNP Paribas), en 2017, el 43,1% de los seguros para vehículos en renting era a todo riesgo sin franquicia; un 28,7%, con franquicia, y un 28,2% era a terceros. A medida que el automóvil va cumpliendo años se van reduciendo las prestaciones.

Aunque la práctica habitual sea la descrita, hay que tener en cuenta que existen diferencias entre compañías, y es ahí donde se debe prestar atención y comprobar si nuestro interés está recogido en lo acordado. Como ilustración: debe saber que si opta por un seguro con franquicia puede resultar más económico que sin ella, pero en caso de sufrir algún incidente asumirá parte del coste de la reparación.

Los vehículos se aseguran a todo riesgo, pero hay múltiples opciones

Las pólizas suelen ser muy completas en caso de accidente tanto para el vehículo como en atención sanitaria para el conductor, y también cuando se produce un robo. Además, pueden incluir daños por incendio o rotura de lunas, asistencia en viaje y carretera, gestión y defensa de multas, cambio de neumáticos, e incluso también indemnizaciones por invalidez y defunción.

Cómo elegir el contrato

Mutua Madrileña hace la siguiente recomendación: “Es fundamental analizar el uso y necesidades de los asegurados y valorar la idoneidad de suscribir una póliza con cobertura más básica o integral. Lo normal es optar por una global, a todo riesgo sin franquicia, y por compañías sólidas y solventes que nos permitan contar con todas las garantías ante cualquier situación”.

Los conductores en régimen de renting no son grandes generadores de problemas. “La exposición al riesgo es mayor porque realizan unos 30.000 kilómetros al año frente a una media de 15.000 kilómetros del resto. Pero el índice de siniestralidad es más bajo”, comenta Agustín García.
“Muchas empresas ofrecen bonus que premian en caso de siniestralidad baja [reducción de la prima], pero también penalizan si hay un exceso [subida de la cuota]”, destaca el presidente de la AER, quien añade que “la forma de conducir influye mucho”.

Las estadísticas muestran que la reparación de chapa por pequeñas colisiones es lo más frecuente. “El resultado con muerte es muy inferior a la media nacional. Se trata de automóviles nuevos, con un buen mantenimiento, y algunas compañías de renting incluso imparten formación para mejorar la conducción y dan la opción de la telemetría; este sistema puede reducir los accidentes entre un 5% y 10%”, asevera García.

La Fórmula 1 ha sido pionera en instalar sistemas de telemetría; el objetivo es conocer el manejo del piloto y los errores que debe corregir durante la carrera para aspirar al podio. En renting, se trata de garantizar un buen uso del vehículo y de aprovechar sus beneficios.

Son múltiples las ofertas y opciones para el seguro del renting. Lo recomendable es que el precio no determine la elección y sí las prestaciones. Y también debe contar, y mucho, la empresa.

Presente y futuro de las coberturas

Un seguro obligatorio, pero a la medida de cada cliente


Esencial. Para vehículos de renting es importante que el seguro recoja, además de la responsabilidad civil obligatoria, la asistencia en caso de accidente y en viajes y el robo.

Beneficiario. Hay que cerciorarse si el seguro protege en exclusividad a la persona que conduce habitualmente o incluye otros beneficiarios y a los ocupantes.

Conductor. Algunas compañías establecen ciertos requisitos, como que el usuario tenga una edad mínima o su carné de conducir, una antigüedad concreta.

Infracción. La aseguradora no responderá en caso de conducción temeraria o bajo los efectos de las drogas y el alcohol.

Eléctrico. “Si el coche eléctrico tiene un coste más elevado, la prima también lo tiene”, determina Agustín García, de la AER. Hay diferencias también en las coberturas.

Tecnología. Un cliente más exigente y una oferta cada vez más competitiva e innovadora están siendo los ejes de las nuevas tendencias.

Normas