Linde recela de la previsión de ingresos del Gobierno

Asegura que la recaudación esperada en función del crecimiento es objetivamente optimista

Avisa que los Presupuestos son ligeramente expansivos y no permitirán reducir el déficit estructural

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, avisó este lunes de que Hacienda debería estar especialmente pendiente de la evolución de los ingresos públicos por el riesgo de que se produzcan desvíos. Puso en duda así la previsión de la recaudación del Ejecutivo, que confía en que los ingresos fiscales crezcan este año un 6%, cuando el PIB nominal avanzará un 4,3%. Linde señaló que la respuesta de la recaudación a la actividad es superior a lo que reflejan los datos históricos. “Hay cierto optimismo en la elasticidad de los ingresos”, concluyó. Una opinión que contrasta con la de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que sí consideró ajustadas las estimaciones de recaudación del Gobierno.

Durante su intervención en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Linde también destacó que el déficit estructural español se mantiene en torno al 3% del PIB y que no bajará este año en la medida en que los Presupuestos Generales del Estado son “ligeramente expansivos”. El déficit estructural mide el desequilibrio entre ingresos y gastos públicos sin tener en cuenta los efectos del ciclo económico. En definitiva, el Banco de España señaló que el “proceso de consolidación debe seguir para llegar a un equilibrio estructural”. El incremento del 1,75% de los salarios de los funcionarios, la subida de las pensiones no contributivas, de viudedad o de menor cuantía por encima del 0,25% que marca el factor de sostenibilidad y la rebaja del IRPF son algunos de los elementos que explican que los Presupuestos no contribuyan este año a rebajar el déficit estructural.

El gobernador del Banco de España entró también en el debate sobre el futuro de las pensiones y apuntó que si se cumplen las estimaciones de envejecimiento de la población y su impacto sobre el gasto público, éste podría alcanzar el 21% del PIB en el entorno de 2050.

Linde incidió en que la función del Banco de España no es proponer una reforma del sistema de pensiones, sino que se limita a señalar la “coherencia de la ecuación”, es decir, si el modelo es o no sostenible. Y, en este sentido, avisó que la creación de empleo “no es suficiente para sostener el sistema de pensiones” sin medidas adicionales. “La clave consiste en alcanzar un equilibrio entre las tasas de sustitución de nuestro sistema de pensiones que se pretende asegurar y los ingresos necesarios para garantizar la sostenibilidad del sistema”, apuntó. Y avisó de que mantener las actuales tasas de sustitución, que “son elevadas en comparación internacional”, exigirá incrementos muy significativos de los ingresos del sistema”. Fue claro cuando aseguró que la situación demográfica de España es “dramática”.

A pesar de las dudas que planteó Linde sobre la evolución de los ingresos públicos, se mostró confiado en que España cumplirá el objetivo de déficit público. El conjunto de la Administración Pública cerró el año pasado con un saldo negativo del 3,1% del PIB, importe que se ha comprometido a rebajar al 2,2% del PIB este año.

El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, aseguró que los Presupuestos Generales del Estado están en línea con los principios de equilibrio presupuestario. Nadal, que también compareció en la Comisión de Presupuestos, defendió que “la reducción del déficit público es la garantía de que se puede sostener un crecimiento a largo plazo”.

El secretario de Estado de Presupuestos destacó que España lleva ya cuatro años con crecimientos del PIB y que ello se ha logrado con una inflación contenida y sin desequilibrios exteriores. Se trata de una hecho inédito y que diferencia esta salida de la crisis de épocas anteriores. Nadal señaló que hoy el patrón de crecimiento español es sano y más cercano al de países punteros como Alemania.

Normas