Menos fondos para el avalista de los pequeños negocios

El Gobierno ha reducido su dotación pública de 40 a 15 millones

Menos fondos para el avalista de los pequeños negocios

El papel que tienen las sociedades de garantía recíproca (SGR) en la facilidad de financiación a las pymes españolas es cada vez más relevante. En el último ejercicio formalizaron avales por valor de 1.200 millones, un 8% más que en 2016, con una cuantía media por operación de unos 90.000 euros y un plazo de devolución de seis años, según datos facilitados por la patronal Cesgar. Las SGR ayudan a las pequeñas y medianas compañías a obtener el aval necesario para conseguir préstamos bancarios y, además, a menor coste.

El último informe de Cesgar, La financiación de la pyme en España, destaca que más del 55% de los pequeños negocios sigue teniendo dificultades para la obtención de recursos, a pesar de las significativas mejoras producidas.

El principal problema que se encuentra una de cada cuatro empresas es la imposibilidad de aportar las garantías solicitadas. Los bancos han endurecido las condiciones tras la crisis y las exigencias por parte del BCE de disponer de una cartera crediticia mucho más solvente.

En 2017, la mayoría de pymes requirió financiación para el circulante. La inversión en equipo productivo e inmuebles y la expansión dentro del territorio nacional fueron los otros motivos de peso. El 80% de las que solicitaron préstamos obtuvo una respuesta afirmativa, siendo la banca el canal preferido por la mayoría. La financiación ajena alternativa sigue siendo una fuente utilizada por una minoría (menos del 10%).

Las sociedades de garantía recíproca son la salvación
de muchas pymes

Para 2018 impera el optimismo en el ámbito empresarial. La buena marcha de la economía hace pensar a un 46,3% de las compañías que su facturación aumentará a lo largo del ejercicio, y el 6,3% prevé que el crecimiento sea relevante. En el último año, el 35% de las pymes facturó por encima de los 300.000 euros, cifra que supone un aumento de casi el 60% con respecto a 2016.
Sin embargo, del lado de las sociedades de garantía recíproca el futuro se vislumbra de otra manera, ya que el Gobierno ha decidido rebajar de 40 a 15 millones la dotación, según consta en los Presupuestos Generales del Estado.

Efectos a corto plazo

La patronal ha reconocido que las consecuencias se notarán en el medio plazo. “La Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa) y el Sistema Nacional de Garantías han hecho un esfuerzo notable en los últimos cinco años para respaldar a 47.500 pymes que mantienen más de 600.000 puestos de trabajo. A partir de esos recursos se ha dado aire a proyectos por valor de 2.700 millones, de un total de 4.600 millones avalados por las SGR”, comentan desde Cesgar.

Según la patronal, cada euro público destinado al sistema de garantías se convierte en 40 euros para financiación de una pequeña o mediana compañía.

La obtención de financiación por parte de las pymes es vital para la economía española, ya que constituyen más del 90% del tejido empresarial y suponen más del 50% de la fuerza laboral.

El informe de Cesgar muestra que el 18,3% de las que buscan financiación declara tener capacidad para crear 258.828 empleos en tres años si llegara a conseguirla. Asimismo, un 36,9% considera que sería clave para mantener el empleo y el 44,7% opina que no será un condicionante para su plantilla.

Cersa ha impulsado recientemente un plan estratégico que pone el foco en las empresas de entre 10 y 50 empleados, donde aborda su crecimiento y el desarrollo de la financiación no bancaria, entre otros aspectos.

Cómo funciona el sistema de garantías


Solo para socios. Las pymes se deben convertir en socios partícipes de la sociedad de garantía recíproca. Deben aportar una cuota de capital que será devuelta cuando la operación se cancele.

Proyecto viable. El empresario deberá presentar toda la documentación relativa al negocio. La principal diferencia con respecto a los bancos es que las SGR solo valoran la viabilidad del proyecto.

Coste. El aval tiene un coste, aunque inferior al bancario. Además, contar con este respaldo facilita que los intereses del préstamo sean más bajos.

55% de las pymes tiene problemas de financiación. La falta de garantías es el principal obstáculo.

258.828 empleos en tres años crearían el 18% de las empresas que buscan recursos si los consiguieran.

Normas