El giro que ha traído el comercio electrónico

DHL y MRW, de la paquetería a las ventas online

Logística
Almacén de DHL.

Comparar el sector de la logística actual con el de hace cuatro décadas “puede dar lugar al argumento de la más sofisticada película de ciencia ficción”. Roberto Pascual, director general de DHL Supply Chain Iberia, resume con esta frase la evolución de una actividad, la de las empresas de logística, que representa como ninguna los cambios de la sociedad española.

“De una actividad muy manual y primaria, hemos llegado a la gestión profesionalizada e integral de grandes cadenas de suministro, con las más avanzadas tecnologías de gestión de procesos para asegurar, entre otras cosas, algo clave en el sector logístico: la trazabilidad del producto”, explica el ejecutivo de esta compañía, nacida en 1969 en EE UU para realizar envíos urgentes internacionales y hoy presente en más de 170 países.

De empresas a particulares

Lo que ha revolucionado el sector, “el verdadero revulsivo", añade Pascual, "ha sido el crecimiento exponencial del comercio electrónico, generador de la eclosión de los entornos omnicanal y motor para la utilización de nuevas tecnologías como el big data, la robótica, la realidad aumentada o la inteligencia artificial...”.

Afirmación que comparten en MRW, creada en 1977 y única empresa del sector con capital 100% español. “A raíz del nacimiento del comercio electrónico, hubo una oportunidad para las empresas de mensajería y el negocio se transformó a una convivencia entre el B2B y el B2C (business to business o venta entre empresas y el business to consumer o venta de empresa al cliente particular).

Seur: ahora es el consumidor el que manda

El giro que ha traído el comercio electrónico

Alberto Navarro, CEO de Seur, señala que “desde 1942 hemos visto cómo el sector se ha transformado en cuanto a operativa, tecnología e innovación, a la vez que los hábitos de consumo y la economía revolucionaban un negocio que era B2B (entre empresas), en el que se transportaban grandes envíos de un punto a otro, a un sector en el que por el comercio electrónico entregamos envíos en miles de hogares cada día”. Todo esto “nos ha hecho adoptar una clara orientación al cliente, convirtiéndolo en el centro de nuestra estrategia”.

Logista representa a la perfección esta nueva vía de B2C o servicio a clientes de proximidad. Distribuye a 300.000 puntos  de venta minoristas en el sur de Europa y, “basándonos en la innovación y las tecnologías de la información, unimos a fabricantes y comercios con el consumidor final”, afirman fuentes de la empresa. Impensable hace 40 años.

“Si años atrás, las entregas B2B suponían casi la totalidad de los envíos que realizaba la compañía, más del 90%, en la actualidad la proporción ha cambiado y las entregas en las que el destino final es una empresa suponen entre el 60% y el 65% del total de nuestros envíos”, aclaran fuentes de MRW. La importancia del comercio electrónico queda resumida en esta afirmación: “Las compañías logísticas crecemos al ritmo que nos marca este sector”.

En MRW son conscientes de que en España ya existen más de 20 millones de compradores online “y esto supone un impulso para las empresas de paquetería en general”. En DHL consideran que los cambios continuarán “y el liderazgo en la industria será de los más ágiles en adaptarse”.

Normas