Los inversores ya no confían en Tesla: pierde 10.000 millones de su valor bursátil en 2018

Los títulos de la compañía han llegado a caer un 8% este lunes y acumulan un descenso del 21% en el año

Musk se enfrenta a un retraso en la producción del Tesla Model 3, que pondría en peligro la liquidez de la empresa

Tesla
Tesla Model 3. REUTERS

Tesla encadena ya dos semanas de malas noticias que están repercutiendo en el valor de sus acciones. Este lunes, los títulos han llegado a perder hasta un 8%, acumulando una caída del 21% en lo que va de año, lo que supone 10.000 millones de dólares de su capitalización. Los inversores muestran sus dudas sobre la compañía de Elon Musk después de un  nuevo accidente mortal de sus coches autónomos, los retrasos en la producción del Model 3 y su elevado endeudamiento. De hecho, todo ello hizo que la semana pasada, la agencia de rating Moody's rebajara un escalón la calificación de Tesla, hasta B3, y situara su perspectiva en 'negativa'.

Los rumores de que la compañía podría quedarse sin liquidez antes de que acabase el año no han afectado a su fundador, que ha preferido tomarse todas estas noticias como una broma. El domingo, día de los Inocentes en EE UU, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje anunciando que Tesla se declaraba en bancarrota.

La compañía tiene varios frentes abiertos. El primero de ellos es la seguridad de los vehículos sin conductor. Después de que a mediados de marzo se pusiera en cuestión el futuro de los coches sin conductor tras el primer atropello con una víctima mortal, el pasado sábado, Tesla reconoció un segundo accidente mortal de uno de sus vehículos (el primero se produjo en 2016). El coche, Tesla Model X, circulaba en modo autónomo cuando se empotró la semana pasada en una autopista de California contra un muro de hormigón.

Pero, además, la empresa de Musk se enfrenta a un gran endeudamiento que pone en riesgo su futuro. El 2017 fue el peor ejercicio de la historia de Tesla, con unas pérdidas de 2.240 millones de dólares, frente al beneficio de 22 millones registrado el año anterior. Además, tras presentar sus cuentas el pasado mes de febrero, la compañía anunció que no podría cumplir su objetivo de fabricar 5.000 unidades semanales del Model 3 para junio por un retraso del ensamblaje de las baterías en su fábrica de Reno. Una noticia que cayó como un jarro de agua fría en el mercado, pues este modelo, con un precio básico de 35.000 dólares, era para los inversores la posible salvación de la compañía. De hecho, a finales de junio, cuando empezaban a fabricarse las piezas del Model 3 -del que se reservaron 400.000 unidades-, los títulos de Tesla marcaban su precio máximo 380 dólares.

Esta semana, la automovilística estadounidense presentará las ventas del primer trimestre de 2018 y con ello, la producción del Tesla Model 3, lo que podría dar alas a las esperanzas puestas en este vehículo o echarlas por tierra y con ello, su valor en Bolsa. Según un informe del portal de noticias tecnológicas Jalopnik, Tesla habría producido algo más de 2.000 unidades semanales del modelo en el primer trimestre de 2018. La página web cita un correo electrónico que Musk habría enviado a sus empleados comunicando la cifra. 

Normas