Francia exige a Bruselas una respuesta contundente a los aranceles de Trump

El gobierno de Macron considera muy peligroso dar una señal de debilidad

La patronal europea del acero reclama medidas urgentes de protección

Francia exige a Bruselas una respuesta contundente a los aranceles de Trump
AP

Francia se ha puesto este lunes al frente de la ofensiva contra EE UU ante una posible guerra del acero. El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, ha exigido a la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, una respuesta contundente si la administración de Donald Trump no acepta excluir a las exportaciones europeas de los aranceles que Washington va a aplicar al acero (25%) y al aluminio (10%) a partir del 23 de marzo.

"No queremos ninguna guerra comercial con EE UU, pero el mayor peligro sería no responder", ha subrayado Le Maire durante una rueda de prensa organizada en Bruselas por las patronales europeas del acero (Eurofer) y del aluminio (European Aluminium).

Le Maire cree que la pasividad enviaría "una señal de debilidad" de la UE hacia el exterior. "Eurpa es fuerte y está formada por Estados fuertes", ha subrayado. Y ha evocado el lema del presidente francés, Emmanuel Macron, la "Europa que protege", para asegurar que "si no se adoptan medidas, la opinión pública europea pensará que está desprotegida".

El acto ha contado con la presencia por parte del Gobierno español de Begoña Cristeto, secretaria general de Industria, quien ha asegurado que la amenaza arancelaria de Trump "es muy importante para mi país" y "tendrá un impacto muy negativo para las exportaciones europeas". Cristeto también se ha mostrado partidaria de una respuesta europea: "pueden contar con España", ha afirmado.

El presidente de Eurofer, Geert Van Poelevoorde, ha reclamado rapidez a la Comisión Europea en la aplicación de medidas de salvaguarda si la amenaza de los aranceles se materializa. "No podemos estar meses y meses discutiendo después del 23 de marzo", ha señalado Poelevoorde, en alusión a la fecha fijada por Trump para la aplicación de su castigo a las importaciones en EE UU de acero y aluminio. El presidente de Eurofer que las medidas europeas "deberían aplicarse en un plazo de un mes", aunque admite que la Comisión le ha indicado que podrían requerir más tiempo. Malmström ha cifrado el plazo para las represalias entre dos y tres meses.

La industria siderúrgica europea considera totalmente injusta y arbitraria la medida de Trump, que penalizará a unas exportaciones europeas a EEUU que alcanzaron en 2017 los cinco millones de toneladas. Alemania encabeza la exportación con 1,3 millones. Y España es el cuarto exportado con 330.000 toneladas.

"Estábamos viviendo un año de recuperación después de 10 años de crisis y no podemos permitir que Trump termine con eso", señalan desde Eurofer.

El ministro francés confía en que Washington entienda que sus medidas "debilitan a la industria europea, pueden condenar al cierre de plantas y al despido de trabajadores". "Y eso no es lo que se espera de un aliado", añade Le Maire. Sobre el riesgo de que las represalias comunitarias desencadenen una escalada arancelaria, el francés no se arredra. "No hemos sido nosotros los que hemos adoptado medidas unilaterales", recuerda el ministro. "El mayor riesgo ahora sería no asumir riesgos", concluye.

Escolano: "El proteccionismo es siempre un error político"

Román Escolano, ministro de Economía desde el pasado viernes, se ha estrenado este lunes en el Eurogrupo (ministros de Economía de la zona euro) celebrado en Bruselas, una reunión marcada por la guerra comercial en ciernes con EE UU como consecuencia de los aranceles de Donald Trump al acero y el aluminio.

"El proteccionismo es siempre un error político, un error histórico", ha señalado Escolano a su llegada a la primera cita con sus colegas europeos. El ministro de Economía considera que "dos zonas económicas y comerciales tan importantes como Estados Unidos y la Unión Europea no pueden entrar de ninguna forma en una escalada comercial". Y se declara a la espera del análisis de la Comisión Europea sobre el potencial impacto de los aranceles, si se materializan, y sobre las represalias y salvaguardas que podría adoptar Europa. Escolano se muestra partidario de cerrar filas  pero sin perder de vista el objetivo de evitar una guerra comercial con EE UU. "Tendremos siempre deseo de mantener una postura unificada pero siempre que la Unión Europea evite una escalada comercial, una escalada proteccionista", ha precisado el ministro.

Normas