Posible huelga de Amazon en Madrid: la empresa prevé recurrir a centros europeos

La empresa confía en el diálogo para sellar la paz en su almacén de San Fernando de Henares

Sus trabajadores cobran de media 1.500 euros

Amazon
Centro logístico de Amazon en el Prat de Llobregat (Barcelona)

Una plantilla de 3.000 robots trabaja a destajo en el nuevo centro logístico que Amazon abrió el pasado octubre en el Prat de Llobregat (Barcelona). Y pronto serán 6.000. Es la instalación más automatizada del gigante del ecommerce en España, junto a la que la compañía tiene en Castellbisbal, también en la ciudad Condal, aunque en esta última el número de robots es muy inferior, 350. Una cifra, no obstante, que tiene mucho que ver con el tamaño del centro, pues mientras este último suma 17.000 metros cuadrados de campo donde operan los robots, el del Prat tiene más de 130.000, distribuidos en tres plantas. El número de autómatas también tiene que ver con el de las estanterías móviles que tienen que manipular y donde se almacenan los productos: 2.000 en Castellbisbal frente a las 50.000 del Prat.

La exhibición tecnológica que ha hecho este miércoles la multinacional en Barcelona para anunciar que abre este centro a la visitas de sus clientes (igual que hizo con el de Madrid), choca, sin embargo, con la grave crisis laboral que vive la compañía en la capital española. En su centro de San Fernando de Henares, el primero que abrió en España y el segundo mayor de la firma en el país, sus trabajadores amenazan con movilizaciones e incluso con ir a la huelga este mes tras no alcanzar un acuerdo para la renovación de su convenio actual (uno propio con mejores condiciones que el sectorial).

De llevarse finalmente a cabo (el comité de empresa apunta a los días previos al Día del Padre para hacer los paros, una fecha relevante para las ventas de cualquier retail), Amazon podría enfrentarse a problemas con sus envíos.

Sobre este conflicto, Fred Pattje, director general de Operaciones de Amazon en España e Italia, aseguró a CincoDías que confía en el diálogo para evitar la huelga. “Somos una empresa que respeta los derechos de sus empleados. Tenemos una cultura abierta, nos gusta que nuestros empleados nos presenten sus inquietudes. En estos momentos, seguimos negociando con el comité, así que prefiero no avanzar nada hasta ver cómo queda todo”.

Lo que sí dejó claro es que “es inviable” mantener el convenio que tenían hasta ahora los trabajadores de San Fernando de Henares, el único que cuenta con un convenio colectivo propio. “El resto de centros tiene su convenio sectorial regional y el de Madrid también tendrá el suyo. Estamos obligados a cambiar”, insistió. La empresa quiere aplicar el Convenio Provincial de Logística y Paquetería de Madrid, algo que los trabajadores rechazaron el pasado viernes.

Respecto al posible impacto de una huelga y un efecto contagio a otros centros en España, Pattje dijo que hay que entender cómo funciona Amazon: “Trabajamos con una red de 46 centros europeos, y a través de esta red podemos cubrir la demanda de toda Europa”, señaló dejando entrever que tendrán cubiertas las espaldas con el resto de almacenes para atender los envíos en caso de huelga en Madrid. La compañía evitaría así que haya retrasos importantes.

Pattje recordó que Amazon ha creado 1.600 empleos en España hasta finales de 2017. En el centro del Prat de Llobregat tiene 500 trabajadores, 200 fijos, aunque prevén elevar esa cifra hasta 700 antes de julio. “El sueldo medio de nuestros empleados es de 1.500 euros al mes por una jornada de 40 horas, pero les ofrecemos además un paquete de beneficios que incluye un seguro médico privado, un plan de pensiones, un seguro de vida y descuentos para empleados. Además, tenemos un programa formativo por el que les damos 8.000 euros para cuatro años”, resaltó.

Lo que no aclaró Pattje es cuántos empleados de la compañía son contratos temporales. Preguntado por la salida a principios de año de casi un 75% de las personas contratadas en El Prat desde el pasado octubre, el directivo alegó que se debió a una bajada de ventas tras la campaña de Navidad.

Pajjte no quiso tampoco entrar a valorar las declaraciones de Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés, que este martes volvió a reclamar las mismas reglas para poder competir con Amazon. “Nosotros no miramos a nuestros competidores; nos enfocamos en nuestros clientes, que son los que mandan sobre cómo trabajamos, y hay tres pilares clave: precio, catálogo y facilidad de compra. Todo aderezado con la innovación, que es la clave para nosotros. Hoy son los robots, mañana será otra cosa”, dijo, mientras recordaba que el ecommerce tiene aún mucho recorrido en España, pues solo representa el 5% de las ventas totales del retail. Una cifra muy baja frente a Reino Unido y Alemania.

Sobre si le preocupa la situación política en Cataluña, ahora que han abierto dos centros en Barcelona, fue muy directo: “No. Estamos aquí por nuestros clientes, que son quienes nos interesan. Ponemos los centros en un sitio u otro en función de la demanda, de donde crezcamos más. Queremos estar muy cerca del cliente”.

El directivo también reflexionó sobre Amazon Flex, su servicio de logística capilar con repartidores a tiempo parcial, aunque no entró en el debate generado alrededor de Deliveroo. “No voy a opinar sobre otras compañías, pero sí aclararé que nuestro servicio es realmente para autónomos. Para personas que tienen algunas horas libres y quieren ganar un dinero extra. Está funcionando muy bien en EE UU e Inglaterra, y acabamos de lanzarlo en Barcelona y Madrid”.

Respecto al nuevo centro del Prat de Llobregat, Pattje explicó que los robots aportan una gran eficiencia. Estos ayudantes de color naranja, que pesan casi 145 kilos y son capaces de transportar cargas de hasta 1.300 kilos a una velocidad de 1,7 metros por segundo, son los que se encargan de levantar las estanterías y las desplazan por todo el centro logístico. “Esto nos permite acelerar el tiempo de preparación de los pedidos y reducir las distancias que tienen que recorrer los empleados. Además, al eliminarse los pasillos, gracias al uso de esta tecnología, maximizamos el espacio y se pueden almacenar muchísimos más artículos”, explicaron responsables de la compañía.

En la actualidad, solo hay cinco centros logísticos en Europa de Amazon tan automatizados y de tamaño similar al del Prat, dos están en Reino Unido y los otros dos en Polonia e Italia. 

Normas