EE UU copará el 80% del aumento en la demanda de crudo en 2020, según la AIE

La Agencia de la Energía reclama más inversiones para que la oferta siga creciendo en la próxima década

Prevé que la demanda aumente en los próximos años

EE UU copará el 80% del aumento en la demanda de crudo en 2020, según la AIE
AP

El poder en el mercado del petróleo está a punto de cambiar de manos. La Agencia Internacional de la Energía estima en sus previsiones para los próximos cinco años que solo EE UU conseguirá surtir un 80% de lo que crezca la demanda de crudo. Y que junto a Canadá, Brasil y Noruega alcanzarán el 100%. El petróleo  sube más de un 2% tras el anuncio hasta superar los 65 dólares por barril.

Esto provoca que el poder de la OPEP mengüe más todavía. Tradicionalmente el cártel formado por los mayores productores de crudo (en el que no están ninguno de los cuatro países anteriores) tenía el poder de abrir y cerrar el grifo de la oferta de crudo mundial. Y con ello alterar a su antojo el precio de esta materia prima.

Los problemas de influencia de la OPEP ya quedaron patentes hace un año. La organización pactó en noviembre de 2016 un recorte histórico en la producción de crudo de 1,8 millones de barriles al día para presionar al alza el precio del petróleo, que venía de marcar mínimos de 12 años. Sin embargo, esto coincidió con un momento en el que EE UU, a través del fracking, llevó la producción del país a máximos históricos y dificultó a la OPEP lograr sus objetivos.

Pese a que finalmente consiguió un fuerte rebote en el precio del petróleo, la asociación teme que un crudo demasiado caro termine por beneficiar a EE UU. En la última cumbre Rusia (uno de los países externos que también firmaron el pacto) se desmarcó con dudas sobre si convenía prolongar los recortes sine die. Según este informe de la Agencia de la Energía, la OPEP deberá recortar su ritmo de bombeo al menos hasta 2021 para frenar el auge de los países externos.

"Estados Unidos ha puesto su sello en los mercados globales de crudo por los próximos cinco años", reza el informe firmado por Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, publicado ayer. Y pone como ejemplo el ritmo inversor en el Texas, que ha provocado que se consolide como la primera región exportadora de crudo del país, y que en 2020 supere los 5 millones de barriles al día.

Más allá de 2020, la AIE prevé que la oferta de crudo sufra sus propios desafíos. Según este organismo, para que siga creciendo en la próxima década, es necesario recobrar el ritmo inversor, paralizado entre 2015 y 2016. Y, en el último bienio, solo remolcado por la fuerte actividad en EE UU. Un ejemplo de ello es Venezuela, cuyo ritmo de bombeo está en mínimos de 1940.

Por el lado de la demanda, la Agencia de la Energía calcula que crezca de 6,9 millones de barriles al día a 104,7, impulsada por la mejora económica en Asia y el renacimiento de la industria petroquímica en EE UU.

Espera que las políticas por reducir la emisión de gases contaminantes reduzcan el liderazgo que ostenta China como motor de la demanda mundial. En cuanto a EE UU, estima que la creciente industria petroquímica del país suponga en 2023 el 25% de la demanda de crudo global.

Normas