Consejos posturales para el emprendedor que decide teletrabajar

La ampliación de la tarifa plana para autónomos genera nuevas altas de profesionales que deciden prestar sus servicios desde casa, ya que es más económico que alquilar una oficina. Tiene aspectos positivos, pero también ciertas cuestiones a cuidar para que la experiencia sea positiva.

teletrabajar

Desde el 1 de enero la nueva ley de autónomos está en vigor. Con ella se han dado de alta nuevos profesionales , que optan por trabajar desde casa, con el objetivo de controlar los costes en el inicio de actividad. Muchos de estos nuevos profesionales sólo necesitan Internet, un ordenador y un espacio de trabajo para desempeñar sus funciones. Todo ello sin necesidad de desplazamientos, simplemente con un constante contacto entre trabajador y cliente por las variadas vías de comunicación actuales.

Ventajas y también precauciones

El teletrabajo tiene muchas ventajas, pues se puede conciliar vida laboral y profesional, se ahorran gastos innecesarios en materia de alquiler, movilidad, etc. Aunque si no tomamos también en cuenta los inconvenientes que tiene el trabajo desde el hogar, puede ser perjudicial para nuestra salud.

Es por ello que, según informan desde la tienda de nutrición y vida sana Hsnstore, en una publicación de la Agencia EFE, es recomendable seguir una serie de pautas que nos ayudarán a mantener un alto rendimiento mientras trabajamos en casa.

- Separar el espacio laboral del personal. Esto es, aunque estés trabajando desde casa debes hacerlo en una habitación diferentes a donde desarrollas tu vida personal, y a la hora del “cierre” abandonar dicho espacio.

- Mantener una postura adecuada frente al ordenador, ajustar la pantalla para que quede a la altura de los ojos y poner una distancia entre el cuerpo y la herramienta de trabajo de la longitud de nuestro brazo.

- Los brazos se deben colocar a la altura de la cadera, pegados en todo momento al cuerpo, con hombros relajados y una inclinación del antebrazo con el brazo de aproximadamente unos 90 grados.

- No forzar las muñecas cuando usemos las manos, especialmente cuando estamos tecleando en el ordenador. Si fuese necesario, usar almohadillas para relajar más la postura.

- La espalda debe encontrarse en todo momento reposada sobre el respaldo de una silla, y las piernas sin cruzar, formando un ángulo de 90 grados, manteniendo los pies apoyados al suelo.

Además de estos consejos, debemos levantarnos, estirar y andar cada media hora, mover el cuello de manera intermitente para evitar tensiones y despejar la mente con alguna distracción para no saturar la mente y que tengamos dolor de cabeza continuado.

Normas