Aena dispara un 70% el dividendo, hasta los 6,5 euros por acción

Obtiene un beneficio de 1.232 millones en 2017, con un alza del 5,8%

Eleva el 'pay out' al 80% respecto al resultado neto y el Estado ingresará 502 millones

Aena Ampliar foto

La empresa pública Aena ha decidido poner el 80% de su beneficio neto en manos de los accionistas a través del dividendo. La remuneración que será llevada a la junta alcanza los 6,5 euros por título, lo que supone un incremento del 70% respecto al dividendo repartido con cargo a 2016. El pay out sube notablemente desde el 50% anterior.

El gestor aeroportuario que preside Jaime García Legaz ha tomado la decisión ante un limitado esfuerzo inversor en la modernización de sus infraestructuras, marcadas por el documento de Regulación Aeroportuaria (DORA), y la petición de un mayor rendimiento por acción de su primer partícipe privado, el fondo TCI. El Estado, primer accionista de Aena a través de la sociedad pública Enaire, será el mayor beneficiario de este impulso al dividendo como titular del 51% del capital por el que le corersponderán 502 millones de euros.

El gestor aeroportuario ha tomado la decisión ante un limitado esfuerzo inversor en la modernización de sus infraestructuras y la petición de un mayor rendimiento por acción de su primer partícipe privado, el fondo TCI

Esta espectacular mejora de la remuneración al accionista, en el marco del récord en operaciones y pasajeros alcanzado por Aena, abre la puerta a posibles quejas de las aerolíneas, que sostienen el resultado del gestor de la red española de aeropuertos a través del pago de tasas. El actual marco tarifario incluye una rebaja anual del 2% hasta 2021 en las citadas tarifas.

Notable mejora en los resultados

Aena ha declarado esta tarde ante la CNMV un beneficio neto consolidado de 1.232 millones en 2017, lo que supone un incremento del 5,8% respecto a 2016. De esta cifra, 985 millones serán repartidos a los accionistas en la lluvia de millones anunciada esta tarde. Excluyendo los extraordinarios del pasado ejercicio, por la reversión de provisiones relacionadas con expropiaciones en el aeropuerto madrileño de Barajas, el resultado neto ha mejorado un 21,9%, superando efectos adversos como los atentados del verano en Barcelona o el caos en el propio aeropuerto de El Prat por la huelga del personal de seguridad.

Los ingresos de la compañía subieron un 6,8%, hasta los 4.027 millones. De estos, el 26,3% corresponden a la actividad comercial (1.060 millones), después de una evolución del 11,3%. El ebitda, por su parte, mejoró un 9,8% hasta situarse en los 2.517 millones. El margen bruto de explotación es del 62,5%.

Los ingresos de la compañía subieron un 6,8%, hasta los 4.027 millones. De estos, el 26,3% corresponden a la actividad aeronáutica después de una evolución del 11,3%

Otra de las claves del ejercicio ha estado en el incremento de la generación de caja, con un 9,8% de alza, hasta los 2.014 millones. El mayor flujo entrante ha permitido seguir reduciendo el endeudamiento en más de 1.000 millones. Aena pasa de una deuda neta de 8.228 millones al cierre de 2017 a una posición actual de 7.156 millones. El ratio de apalancamiento pasa de 3,6 veces el ebitda de hace un año a una posición más holgada de 2,8 veces.

Entre las previsiones para 2018, la empresa dependiente de Fomento ha avanzado que espera un aumento del 5,5% en el número de pasajeros sobre la base de 265 millones atendidos en 2017 (15,8 millones corresponden al aeropuerto londinense de Luton). Esto implicaría sumar 14,5 millones de nuevos usuarios.

Normas