La caída en Bolsa de Gas Natural rebaja el importe de la compra

Las acciones apenas reacciona a la confirmación de la operación esperada por el mercado

Los analistas aplauden la desinversión de la petrolera

energía
Sede de Gas Natural Fenosa.

Las acciones de Repsol apenas reaccionan en el mercado después de confirmarse la venta del 20% que la petrolera tiene en Gas Natural al fondo CVC por 3.800 millones de euros, un precio inferior al que se apuntaba hace varias semanas.

Y es que este movimiento por parte de Respol no ha pillado por sorpresa al mercado teniendo en cuenta que a primeros de año, la compañía presidida por Antonio Brufau, admitió conversaciones con el fondo de capital riesgo para deshacerse de esa participación en la gasista.

Aunque desde que se empezó a hablar en el mercado de esta operación, el precio de la acción ha perdido ligeras posiciones, la cotización de Repsol viene de una temporada alcista. Y es que sus títulos cerraron 2017 con una subida anual cercana al 12% al calor de la recuperación de los precios del crudo que supuso un catalizador para la petrolera. De hecho, sus títulos han cerrado a  14,12 euros por acción, tras subir un 0,75%, lejos de los 7,43 euros que registró a comienzos de 2016, cuando el petróleo llegó a estar por debajo de los 28 dólares. 

Por su parte, Gas Natural ha subido un 1,83%, hasta los 18,62 euros, pero cae un 3,3% en el año tras sufrir en Bolsa en las últimas semanas después de conocerse a primeros de febrero que el Gobierno prepara un recorte en los ingresos regulados de distribución de gas y electricidad. Gas Natural resultaría afectada ya que el 35% de su Ebitda está relacionado con estas actividades. El cambio regulatorio avanzado por Nadal sorprendió a los inversores, que no esperaban revisión de tarifas hasta 2020 en las eléctricas y hasta 2021 en el gas.

Mejor para Repsol

En un informe reciente de Banco Sabadell, la firma de análisis valoraba positivamente la operación para ambas compañías. En su opinión, mejor para Repsol que para Gas Natural. Y es que con esta operación, Repsol dejará su endeudamiento en niveles “mínimos históricos” aunque no habrá previsiblemente impacto en rating teniendo en cuenta que Gas Natural se considera cash para las agencias.

Ádemas, supondrá un impacto neutro en el beneficio por acción y acretivo muy limitado en el cash flow. “Lo interesante en nuestra opinión viene a nivel estratégico. “Repsol no pierde en generación de caja y además consigue recursos para invertir en diversificar en su negocio (más renovables) como ya ha mencionado en ocasiones (donde conseguir Tires por encima del 5% yield que le da Gas Natural en ese momento no es difícil)", añade.

Tampoco descartamos una mejora del dividendo ordinario. Nos referimos a una total eliminación del pago en scrip e incluso una subida de hasta el 10% del importe. “No creemos que la opción de Repsol sea la de hacer pagos extraordinarios al accionista”.

En lo referente a Gas Natural el efecto positivo lo ven más en el medio y largo plazo. "La influencia de GIP y GVC nunca será negativa pero lo cierto es que el factor creación de valor por influencia de fondos no sería nuevo en la compañía ya que a día de hoy, en nuestra opinión, GIP y Repsol caminan juntos en esa dirección", añade la firma.

Ambas compañías cuentan con buenas recomendaciones por parte del consenso de analistas de Reuters. En el caso de Repsol, el consejo medio es de compra y las acciones cotizan con un potencial cercano al 20% teniendo en cuenta que el precio objetivo medio es de 16,51 euros.

En cuánto a la gasista, la recomendación media es de mantener y el precio objetivo está fijado en 19,9 euros, lo que supone un potencial del 8.5% respecto a los actuales precios de cotización.

Normas