La tienda de la OPEP seguirá estando sobre arena, aunque gane tamaño

Incluso si amplía las restricciones de producción de crudo a otros países, EE UU las compensará

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el rey Salmán, de Arabia Saudí, en el Kremlin (Moscú), en octubre pasado.
El presidente ruso, Vladimir Putin, y el rey Salmán, de Arabia Saudí, en el Kremlin (Moscú), en octubre pasado.

La OPEP quiere ampliar su tienda. Está tratando de ampliar su alianza de moderación de la producción a Rusia y otros países a más largo plazo. Eso está muy bien, pero este año los perforadores de EE UU están listos para bombear más petróleo que Arabia Saudí y Rusia juntos.

El cártel tiene razones para consolarse. Sus restricciones, junto con las de países externos como Rusia, han funcionado hasta cierto punto. Los inventarios del grupo se redujeron en 22,9 millones de barriles en diciembre, hasta los 2.900 millones; 109 millones por encima de la media de cinco años. El cumplimiento de los recortes es sólido y la producción está bajando. Los precios siguen rondando los 60 dólares por barril, a pesar de las recientes caídas en parte provocadas por los hedge funds, que compensan parcialmente una apuesta inusualmente grande por las subidas.

Sin embargo, los recortes de la OPEP han ayudado principalmente a los productores de EE UU, que están bombeando más y se espera que se queden con el mercado al que va a renunciar el cártel. Según la Agencia Internacional de la Energía, la producción de EE UU aumentó en unos “colosales” 846.000 barriles diarios en septiembre-noviembre. Pronto debería superar a Arabia Saudí.

Wood Mackenzie predice que el crecimiento de los productores de EE UU superará por sí solo el aumento de la demanda mundial. Si se suma la subida de la oferta de otros lugares, sobre todo Brasil y Canadá, la consultora pronostica un exceso de suministro de unos 800.000 barriles por día, incluso con una fuerte restricción de la producción por parte de la OPEP y demás. Los productores de EE UU tampoco se van a quedar sin crudo a corto plazo: Wood Mackenzie dice que los de la cuenca del Pérmico (Texas) pueden seguir aumentando la producción en al menos otro millón de barriles por día durante los próximos 15 años.

El mercado todavía puede fluctuar a corto plazo, y nadie sabe si la demanda máxima está a años o décadas de distancia. Este año el mundo producirá más crudo del que usará, y esos es una amenaza para los planes de la OPEP, aunque amplíe su influencia.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas