Liberbank pierde 259 millones en 2017 tras sanear 600

El margen de intereses retrocede el 10,7% en 2017

Las cifras están en línea con las previsiones de los analistas

liberbank

Liberbank cerró 2017 con unas pérdidas de 259 millones de euros, frente al beneficio de 129 millones que obtuvo un año antes, después de asumir en el tercer trimestre un saneamiento cercano a los 600 millones de euros. A cierre de septiembre la entidad financiera ya entró en pérdidas al asumir el citado saneamiento extraordinario, tras desprenderse de buena parte de su cartera inmobiliaria. Así, el volumen de pérdidas está en línea con las previsiones de los analistas: 258 millones según Reuters.

Según ha explicado la entidad a la CNMV, Liberbank abordó a partir del tercer trimestre un cambio de estrategia en la gestión de sus activos improductivos "encaminado a acelerar su salida del balance".

En este sentido, el grupo creado por Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura ha añadido que en el desarrollo de la estrategia de saneamiento y limpieza del balance, la entidad también registró una significativa mejora en las refinanciaciones, cuyo volumen disminuyó en 748 millones.

2017 ha sido un año de inflexión para Liberbank, que en el mes de junio comenzó a sufrir un duro castigo en el mercado. La caída de Popular puso el foco de los inversores en su elevada carga de ladrillo en balance, lo que forzó a la entidad a reforzar capital y a desprenderse de activos improductivos. Así, en noviembre cerró una ampliación de capital por 500 millones de euros y traspasó buen parte de su cartera inmobiliaria. 

La cartera de activos improductivos ha disminuido en 1.800 millones durante el ejercicio. Con las operaciones de venta tanto minoristas (600 millones de euros en el año) como mayoristas (con la venta a Bain y Oceanwood de 617 millones) de activos inmobiliarios, el banco ha cumplido los objetivos fijados en el tercer trimestre del año de reducir la mora por debajo del 9%, hasta el 8,6%, y elevar las coberturas desde el 40% hasta el 50%, asumiendo los costes adicionales de esas operaciones en las cuentas del ejercicio 2017, según explica la propia entidad. El volumen de créditos dudosos ha descendido en 1.306 millones de euros. 

A cierre de año, la entidad ha reforzado su ratio de capital CET1 al 13,4%, según la implementación gradual de Basilea III. 

En cuanto al negocio, el margen de intereses ha descendido el 10,7%, hasta los 406 millones de euros, y el margen de explotación ha caído el 56,4%, hasta los 223 millones. La cuenta de resultados acusa la ausencia de los fuertes resultados por operaciones financieras cosechados en 2016, que alcanzaron ese año los 346 millones de euros y han disminuido hasta los 89 millones.

En el conjunto del año el saldo vivo de crédito a los sectores privados (familias y empresas) creció el 3,5%. En el caso de las actividades productivas, el saldo vivo de créditos y préstamos aumentó un 8% en tasa interanual (9,1% sin considerar promoción ni construcción), mientras que en ámbito de las familias creció un 9,9% el saldo vivo de crédito al consumo y, un 1,7% en operaciones de adquisición y rehabilitación de viviendas.

Normas