Sabadell no se siente “exiliado” por haber trasladado su sede a Alicante

La entidad ha aumentado ya su base de depósitos en 1.200 millones a diciembre

"Yo me jubilaré a la edad de Paco", declara Oliu en referencia a Francisco González

Sabadell no se siente “exiliado” por haber trasladado su sede a Alicante Ampliar foto

Banco Sabadell no se siente exiliado por haber tenido que trasladar la sede del banco a Alicante tras el referéndum ilegal de independencia del pasado 1 de octubre. Así lo ha declarado hoy su presidente, Josep Oliu, quien reconoció, además, que es "complicado" que este banco decida ahora volver a situar su sede social en Cataluña.

“Yo no me siento exiliado. Me sentiría así si estuviera fuera de España. El banco es una realidad que está en diferentes partes", afirmó, para añadir "estamos cómodos teniendo en Barcelona el centro corporativo principal y estando también en Madrid”, añadió, para concluir que, pese a que  "en este mundo nunca se puede decir nunca jamás, pero es complicado", que regrese a Cataluña.

El banquero argumentó la razón por la que decidieron dar ese paso y trasladarse a Alicante y Madrid. “Trasladamos la sede social por un hecho muy relevante, por una razón muy de peso", razón por la que regresar a Cataluña habría que tener "una razón muy de peso", tanto como la que les llevó a cambiar el domicilio social, "y hoy por hoy no hay ninguna".

Oliu reiteró, de hecho, que la entidad se siente muy cómoda en Alicante (antigua sede de CAM), sino “muy cómodo”, y recordó que el grupo cuenta con una cuota de mercado en esta provincia del 24%, frente al 15% que tiene en Barcelona.

En la rueda de prensa para presentar los resultados del banco en 2017, que se ha celebrado en Madrid, Oliu ha explicado que tras el "nerviosismo" generado en el mes de octubre por la inestabilidad política, que provocó salidas de depósitos, ya en noviembre y diciembre se recuperó “por completo la normalidad", y el trimestre se cerró con un saldo positivo de 1.200 millones, ha apuntado. Oliu subrayó, además, que Sabadell es un banco "internacional y español" que compagina su "sede histórica con su sede social actual". era una especie de as en la manga que tenían "por si ocurría lo que ocurrió".

El banquero considera que las tensiones en Cataluña ya han pasado a un segundo plano en relación a lo que puede afectar a la economía española. Oliu ha explicado que, en la actualidad, las empresas españolas están actuando con normalidad porque están dando más importancia a la "certidumbre institucional" del momento que a la incertidumbre política.

El directivo facilitó varios datos para corroborar sus declaraciones. Aseguró que el servicios de estudios de Banco Sabadell había elevado la previsión de crecimiento para la economía española durante 2018 del 2,5% estimado en un principio hasta uno cercano al 3%, al entender que aunque la incertidumbre política respecto a Cataluña está "latente", tiene más "valor" la certidumbre "institucional".

De esta forma, Oliu da por “zanjada” la crisis, y aclaró que en un principio Sabadell preveía que el PIB español crecería un 2,8%, después de la crisis política de octubre rebajó su estimación al 2,5% y finalmente la ha situado en una línea cercana al 3%.

El banquero, que parecía sentirse cómodo en su primera rueda de Madrid para presentar los resultados anunales, presumió de que todos los objetivos de 2017 se han cumplido, pese a la crisis política de Cataluña. Así resumió el cierre del ejercicio que acaba de finalizar, pese al traslado de la sede de la entidad a Alicante tras la celebración del referéndum ilegal de la independencia de Cataluña el pasado 1 de octubre.

Pese a ello, en 2017, de hecho, Sabadell logró aumentar los recursos de clientes tanto en balance (+2%), hasta los 132.096 millones, como fuera de balance (+11,6%), hasta los 45.325 millones.

Banco Sabadell cerró el año con un beneficio atribuido de 801,5 millones de euros, con un aumento del 12,8%. Si se excluye su filial británica, TSB, el resultado es un 33,9% superior, con 711,2 millones. Llama la atención, sin embargo, que el beneficio antes de impuestos cae un 16,8%, hasta sumar 846 millones de euros, como consecuencia de las fuertes provisiones que ha realizado el banco, hasta 2.196 millones de euros, un 53,9% más que un año antes. Pero ha sido el recorte del pago tributario del 85,8% (lo que solo resta 43,1 millones de a la cuenta) lo que ha permitido que el resultado atribuido mejore. Pero tiene su explicación.

Según la entidad, no es que el banco haya recortado el pago a Hacienda, sino que se debe a que las plusvalías de 384 millones por las ventas de por la venta de la gestora Mediterráneo Vida, la venta de su plataforma de gestión hotelera (Hi Partners) y Sabadell United Bank, se anotan en la parte alta de la cuenta con el abono tributario ya efectuado.

El negocio en España ha sido el gran impulsor de los resultados del banco. El negocio bancario en España aportó un beneficio de 1.566 millones, un 47% más que un año antes. Aunque pierde 943 millones, un 47% más, con los activos adjudicados, y que suman 3.740 millones de euros al cierre del ejercicio. En Reino Unido, con su filial TSB, Sabadell gana 90 millones, un 50% menos.
Sabadell se desmarca del resto de los grandes bancos que han apostado por vender en bloque sus activos vinculados al ladrillo, caso de Santander o BBVA. La entidad que preside Josep Oliu explicó que su opción es seguir vendiendo activos en carteras o particulares.

El banco presentará en Londres el próximo 23 de febrero su nuevo plan estratégico 2018-2020 en el que ya recogerá una mejora de la rentabilidad de dos dígitos, hasta el 13% en 2020, frente al 7% actual.

En este plan se fija crecer orgánicamente, ya que no prevé hacer compras en España o México (país en el que tiene un pequeño banco). Solo estima adquirir la cartera del negocio de pymes de RBS, que ha puesto en venta y por la que han pujado varias entidades británicas.

El banco confía en el crecimiento de la economía española, lo que repercutirá en su negocio. También espera una subida de tipos para 2019. El director financiero, Tomás Varela explicó que por cada 100 puntos básicos de subida del euríbor el banco se apunta 550 millones de euros en el margen de intereses. Ahora este margen cae un 0,9% a nivel de grupo y solo crece un 0,6% en España.

El banco aprobó el jueves en su consejo el reparto de un dividendo complementario en efectivo de 0,05 euros por acción, que se suma a los 0,02 euros ya repartidos, con lo que la parte del beneficio que se destina a dividendos (pay out) se eleva al 49%, frente al 40% de 2016.

Oliu aseguró que no tiene intención de jubilarse ahora, y medio en broma medio en serio consideró que la edad de 75 años para dejar el cargo sería la adecuada. “Yo estoy esperando a tener la edad de Paco”, declaró, en alusión al presidente de BBVA, Francisco González, que el jueves se comprometió a ceder el testigo del banco antes de los 75 años, que cumplirá en octubre de 2019.

Normas