¿Qué ayuntamientos tienen los planes de pensiones más rentables para sus empleados?

194 organismos públicos disponen de vehículos de inversión para funcionarios

Hay planes promovidos para diputaciones, universidades y hospitales

Más de 1,5 millones de funcionarios y empleados de organismos públicos son partícipes de planes de pensiones de empleo impulsados por las instituciones para las que trabajan. Empleados de Ayuntamientos, hospitales, diputaciones provinciales, universidades... han recibido en algún momento como parte de su sueldo una aportación a un plan de pensiones. En los mejores casos esos productos han rentado casi un 5% al año. En los peores, no llegan al 1%.

La institución pública que presenta el mejor rendimiento en un periodo de una década es la empresa mixta Aguas de Murcia. 310 trabajadores son dueños de un vehículo de inversión con un patrimonio de 2,41 millones de euros. Su rentabilidad media en los últimos 10 años ha sido del 4,96%, según datos de la asociación de gestoras (Inverco).

En Ayuntamientos destaca el de Palafrugell (Gerona), cuyo plan de pensiones de empleo cubre a 237 personas y ha logrado una rentabilidad media anual del 4,94% desde 2007. Tanto en el caso de Aguas de Murcia como en el caso de Palafrugell, la gestora del plan es CaixaBank.

Además de Palafrugell, también los ayuntamientos de Granada, Torrelavega, Cambrils y Castro Urdiales tienen vehículos de inversión para sus trabajadores con rentabilidades anuales superiores al 4%, para un periodo de 10 años. En estos casos, las entidades gestoras son Ibercaja, Caser y la propia CaixaBank.

En el furgón de cola de los 194 organismos públicos que tienen planes de empleo aparece la Universidad de Valladolid. Su vehículo de inversión, administrado por Santander, ha rentado tan solo un 0,92% anual durante los últimos 10 años.

Un modelo con luces y sombras

  • Comisiones. Los planes de pensiones de empleo tienen un nivel de gastos muy inferior al de los planes de pensiones indivudales, lo que mejora sustancialmente las rentabilidades. La clave es que los costes de comercialización de este productos son más bajos.
  • Órganos de control. Este tipo de vehículos de inversión tiene comisiones de control, en la que participan representantes de los trabajadores, para analizar la asignación de activos del plan. Algunos expertos del sector critican que estos órganos acaban ralentizando el funcionamiento de los planes.

En Ayuntamientos, los peores planes de empleo son los trabajadores de Castillo de Locubin (Jaén) y San Vicente del Raspeig (Valencia), con rendimientos por debajo del 1,4% anual.


Planes de empleo

Los planes de pensiones de empleo, promovidos por empresas u organismos públicos, acumulan en un volumen de activos de 35.796 millones de euros, con algo más de dos millones de partícipes.

El rendimiento medio anual obtenido por este tipo de vehículos de inversión ha sido del 3,14% cuando se analizan los últimos 10 años. El año pasado, la rentabilidad fue del 3,19%.

El mayor plan de pensiones de España es el de los empleados de CaixaBank, con un patrimonio de 5.772 millones de euros. La gestora que más dinero administra en este tipo de vehículos es BBVA, con cerca de 9.000 millones de euros administrados.

Entre los planes de pensiones vinculados a organismos públicos, el mayor es el de los empleados de la Administración General del Estado, con 550.533 partícipes y un patrimonio de 650 millones de euros (lo administra BBVA). Su rendimiento a 10 años ha sido del 3,64%.

Otro de los grandes vehículos es el de la Generalitat de Cataluña, que ha logrado una notable rentabilidad del 4,55% anual durante la última década para sus 209.000 partícipes.

Bancos y aseguradoras, que controlan el mercado de planes de pensiones, han defendido que la mejor forma para prevenir el deterioro de las cuentas de la Seguridad Social es el fomento de los planes de empleo. Defienden la adopción de un sistema que obligue a empresas y a organismos públicos a ofrecer a sus trabajadores la posibilidad de ahorrar a través de este tipo de instrumentos.

Normas
Entra en EL PAÍS