Las telecos europeas quieren retomar la vía de las fusiones y adquisiciones

Buscan recuperar el favor de los mercados financieros

El año empieza con anuncios de nuevos acuerdos y rumores de operaciones

telecos europeas Ampliar foto

Tras más de dos años de parón en el proceso de consolidación, las telecos europeas parecen querer retomar el camino de las fusiones y adquisiciones. El debate se reabrió con fuerza la pasada semana al salir a la luz pública que Deutsche Telekom y Orange negociaron una posible fusión durante el pasado año, tras la victoria en las elecciones presidenciales francesas de Emmanuel Macron.

Según el diario francés Le Monde, los contactos se prolongaron durante varios meses, pero no hubo acuerdo porque, entre otros motivos, el grupo germano es más grande que su competidor francés. Deutsche Telekom tiene una capitalización de casi 70.000 millones de euros, por 39.200 millones de Orange. Además se producía un solapamiento de operaciones en distintos países como Polonia, Rumanía y Eslovaquia. A su vez, la agencia Reuters señaló que ningún banco de inversión estuvo inmerso en las negociaciones, que ya han concluido.

Lo cierto es que la noticia sacudió al sector en Bolsa. Deutsche Telekom, Orange, Telefónica... todas se apuntaron subidas cercanas al 2% en la sesión del pasado lunes al calor de la posible vuelta de la actividad corporativa al sector, tras un periodo de atonía y depresión en los mercados financieros.

Los movimientos no pasaron inadvertidos para la banca de inversión, que empezó a hacer sus valoraciones. En un informe publicado el lunes pasado, Deutsche Bank apuntaba que en 2018 se verán más acuerdos que durante 2017, y aludía las distintas transacciones que están en marcha o que pueden producirse.

Así, Deutsche Telekom ha alcanzado un acuerdo para comprar UPC Austria, filial del gigante Liberty, por cerca de 1.900 millones de euros. Su división en el país centroeuropeo pasará de ser un operador móvil a convertirse en un operador integrado. En Suecia, Tele2 ha ofrecido 3.300 millones de dólares (unos 2.600 millones de euros) por Com Hem, para convertirse también en una teleco con presencia en todos los segmentos.

En Irlanda, la francesa Iliad, de la mano del magnate de las telecos Xavier Niel, quiere comprar una participación mayoritaria en Eir, antiguo incumbente, en una transacción valorada en 650 millones de euros.

En Escandinavia, Telia está considerando la posible compra de la danesa TDC, mientras que en Holanda, Deutsche Telekom y Tele2 planean integrar sus filiales. En este último caso, la operación puede chocar con la actual regulación comunitaria, reticente a la fusión de compañías de móvil en un mismo país, que reduzca el número de operadores de red. También la noruega Telenor está considerando vender sus negocios en Bulgaria, Serbia, Montenegro y Hungría. Entre los aspirantes figuran grupos de capital riesgo de EE UU, que pagarían cerca de 2.000 millones de euros.

En la rumorología de nuevas operaciones corporativas entran también la hipotética oferta de Orange por Altice Portugal (negada posteriormente por el grupo francés) o la ya comentada durante los últimos tiempos, alianza o fusión entre Liberty Global y Vodafone. De igual forma, en el mercado no se descarta la salida definitiva de la holandesa KPN del capital de Telefónica Deutschland. Asimismo, el fantasma de una posible irrupción de grupos chinos o estadounidenses como AT&T está presente en el sector. 

Ahora bien, otros analistas advierten sobre las barreras existentes que pueden impedir grandes operaciones. El banco de inversión Kepler Chevreux señaló que no ve el mercado tan maduro para la consolidación en el ámbito de la telefonía móvil en cada país o bien la ejecución de fusiones transfronterizas entre grandes compañías. En este último caso, todavía pesan las participaciones estatales en grandes operadoras como Deutsche Telekom, Orange, Telia o Telenor, entre otras. Los gobiernos no quieren ceder su influencia en empresas de sectores estratégicos, y las telecos todavía lo son.

En cualquier caso, estos analistas señalan que el mercado de las telecos en el Viejo Continente ha visto como revivían las fusiones y adquisiciones entre pequeños operadores de banda ancha y empresas de telefonía móvil en cada país. En este sentido, afirman que el mercado está todavía esperando la decisión definitiva entre las citadas Vodafone y Liberty para un posible acuerdo, que tendría unas amplias implicaciones en grandes mercados como Reino Unido y Alemania.

En términos generales, hay coincidencia en el mercado en que una reactivación de la actividad en fusiones y adquisiciones será un catalizador para una recuperación en Bolsa. Deutsche Bank recuerda que el sector ha registrado una evolución por debajo de los índices generales durante los últimos dos años y tienen un valor atractivo.

Posibles movimientos en España

Dentro de sus apuestas de posibles operaciones corporativas, el banco de inversión Kepler Cheuvreux alude a distintas compañías españolas. Entre otras, coloca a MásMóvil entre las operadoras que podrían entrar en el proceso de consolidación “Es probablemente a largo plazo un objetivo de opa”, dicen estos analistas. La pasada semana, Providence, primer accionista, colocó un 14% del capital de MásMóvil entre 50 inversores institucionales. Entre ellos destaca Fidelity, que ha elevado su participación en la operadora al 8,45% del capital.

Otro grupo relacionado con el sector que entra en las quinielas de posibles operaciones, según Kepler, es Cellnex. A lo largo de los últimos meses, han corrido rumores en los mercados ante una posible opa del gigante American Tower. Cellnex está pendiente de la evolución de Abertis, su principal accionista con un 34% del capital, que está envuelta en una guerra de opa entre Atlantia y ACS.

Tanto MásMóvil como Cellnex registraron la pasada semana sendos máximos históricos en Bolsa. La teleco, gracias a sus ofertas convergentes low cost, protagonizó en 2017 los mayores crecimientos en el segmento de la banda ancha y la telefonía móvil de contrato. Cellnex, por su parte, se ha posicionado como el mayor operador independiente de infraestructuras, y gestiona cerca de 25.000 torres de móvil en Europa.

Normas