El Gobierno pide un "pacto de Estado" con comunidades y oposición para la reforma de la financiación autonómica

La vicepresidenta pide dejar atrás los "personalísmos" y "ridículos" en Cataluña para consolidar la recuperación económica

El Consejo de Economistas ve el Ibex en los 12.000 y la economía subiendo el 2,4% este año o más si la situación política se encauza

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría. EFE

“España puede seguir liderando el crecimiento económico en la zona euro”, ha sostenido este martes la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, celebrando las cifras macroeconómicas que está cosechando el país.

Sin embargo, la vicepresidenta defiende que para mantener el ritmo positivo es necesario dejar atrás los “personalismos” y comportamientos “vergonzantes” que agravan la situación política en Cataluña, lograr aprobar unos Presupuestos Generales para este año y alcanzar lo antes posible un “pacto de Estado” para remodelar el modelo de financiación autonómica.

Así lo ha manifestado Sáenz de Santamaría durante el acto de presentación del Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas, en el que ha considerado deseable y positivo el diseño de un nuevo marco de financiación de las comunidades autónomas, que ha calificado como clave para la "sostenibilidad del Estado de bienestar", que a su juicio ha superado incluso la crisis de los últimos años.

Para ello, Sáenz de Santamaría ha considerado necesario lograr un acuerdo "a dos niveles", de un lado entre la administración central del Estado y la de las Comunidades Autónomas, y otra con del Gobierno con los partidos de la oposición.

A su juicio, como principal partido de la oposición y fuerza gobernante en múltiples regiones, el PSOE deberá jugar un papel clave en el nuevo acuerdo de financiación autonómico que en cualquier caso, ha dicho, deberá contar con el apoyo de una “amplia mayoría parlamentaria” y “ser capaz de dar respuesta a momentos de crisis y de bonanza”.

Más allá, la vicepresidenta del Gobierno ha defendido que para afianzar “la confianza y la recuperación” en la economía española es necesario lograr antes el apoyo inmediato a unos Presupuestos Generales del Estado para el año 2018. “Trabajamos para presntarlo en las próximas semanas y para pactarlo”, con el resto de fuerzas, has dicho, recordando que “el Gobierno tiene los diputados que tiene” y necesita apoyos.

El reto catalán

Uno de los principales baches en el impulso de las cuentas de este ejercicio ha sido la falta de acuerdo con el PNV, que negó sus votos tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

Sáenz de Santamaría ha defendido el uso de este artículo como palanca fundamental para devolver la normalidad institucional, democrática, económica y social en la comunidad autónoma.

También se ha referido a la situación de Carles Puigdemont, cuya actuación ha calificado de "vergonzante", y del que asegura que se ocuparán las fuerzas de seguridad, fiscales y jueces. "Es como si yo quisiera ser diputada o vicepresidenta desde el Caribe", ha dicho, calificando de imposible la aspiración de Puigdemont, avalada por el nuevo presidente del Parlament de Cataluña, de ser investido de nuevo presidente de la Generalitat.

“Es momento de pensar en Cataluña ya dejar de pensar en personalísimos. Porque la política es un proyecto del conjunto y no el proyecto de uno solo por muy dispuesto que este a ir haciendo el ridículo por el mundo”, ha remachado, apuntando que el informe del Fondo Monetario Internacional es un “aviso” de que se están haciendo las cosas bien pero es importante velar porque no se tuerzan.

Las previsiones del Consejo

Desde el Consejo de Economistas también han considerado fundamental normalizar la situación política para lograr asentar la recuperación. La previsión de la institución es que España logre cerrar 2018 con un crecimiento del PIB del 2,4%, como ya sostenían, y del 2,2% en 2019 con un “sesgo alcista” que permitiría batir estas cifras si el marco político y macroeconómico acompaña, dicen.

Según Antoni Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo, el desafío que ha supuesto el independentismo catalán “hasta ahora está teniendo pocas repercusiones a nivel nacional”. De momento, el impacto se centra en la propia Cataluña, pero si no se solventa, advierte, el efecto puede ser negativo para el conjunto de la economía en un momento de “milagro” en el que las agencias de calificación crediticia vuelven a mejorar la nota de España y la prima de riesgo cae al entorno de 83 puntos básicos, después de haber superado los 600 puntos durante lo peor de la crisis.

Más allá, desde el Consejo de Economistas confían en que el Ibex 35 culmine el año por encima de los 11.500 puntos, “incluso tocar el 12.000 si las condiciones políticas ayudan”. La coyuntura macroeconómica y de los mercados ayuda, con alzas a nivel global que pueden generar un viento de cola y mucho peso de constructoras y bancos en el Ibex, sectores para los que “se avecinan buenas cosas”, ha subrayado Pedraza.

Las reformas por venir

Durante su discurso en el mismo acto, la vicepresidenta del Gobierno también ha desgranado algunas de las iniciativas legislativas que el Ejecutivo prevé impulsar a lo largo de 2018.

Sáenz de Santamaría ha destacado la necesidad de alcanzar un “pacto nacional y transversal en la Educación” para que “los jóvenes españoles dominen el universo tecnológico”. También ha apuntado la necesidad de apostar por la digitalización de la economía en general aprovechando la infraestructura de telecomunicaciones y reforzando la protección en el ámbito de propiedad industrial y secretos comerciales.

La vicepresidenta del Gobierno también asevera que se debe trabajar en mejorar la seguridad jurídica, para impulsar el tráfico mercantil, modernizando los contratos. En paralelo, Sáenz de Santamaría ha expuesto que se trabajará en consolidar un sector financiero “más sólido, ágil y competitivo” creando “un sistema de resolución extrajudicial de conflictos” para la banca.

Finalmente, ha ilustrado, el Gobierno transpondrá la directiva reguladora del mercado de valores y buscará impulsar reformas medioambientales en el marco de un mercado global.

 

 

Normas