inversor
La Bolsa de Londres

Reino Unido presiona para prohibir los CFD: el 80% de los inversores pierde dinero

El supervisor británico advierte a los distribuidores sobre las condiciones de comercialización

ESMA estudia la posibilidad de restringir el márketing

La Financial Conduct Authority (FCA), la CNMV británica, quiere poner coto a la publicidad y comercialización de contratos por diferencia (CFD) entre clientes minoristas al igual que están haciendo otros supervisores europeos como la CNMV.

La FCA ha enviado una carta a los distribuidores de estos productos de alto riesgo recordando sus obligaciones a la hora de vender CFD. Antes de enviar esta misiva, el supervisor británico realizó un evaluación a 19 firmas que ofrecen CFD a intermediarios que a su vez distribuyen este producto a consumidores minoristas y también a 15 empresas que distribuyen CFD. “Dado el nivel de riesgo de estos productos, es importante que las empresas cumplan con nuestras reglas”, explica la FCA que asegura que el 76% de los clientes minoristas que compraron productos de CFD perdieron dinero en el período analizado entre julio de 2015 a junio de 2016.

Este porcentaje se eleva al 82% en un estudio de la CNMVentre enero de 2015 y septiembre de 2016.

Durante 2017, el organismo supervisor dio varios pasos en este sentido. En marzo pasado requirió a los intermediarios que comercializan CFD o productos forex con un apalancamiento superior a diez veces o que comercialicen opciones binarias entre clientes minoristas establecidos en nuestro país que introdujeran la siguiente advertencia: “La CNMV considera que debido a su complejidad y riesgo, no es adecuada la adquisición de este producto por clientes que como Usted son minoristas”.

Por si fuera poco, el cliente deberá escribir de su puño y letra –o en su defecto a través del teclado– lo siguiente: “Este producto es complejo y la CNMV considera que no es conveniente para mí”.

Trabajo con Chipre

El problema del organismo español está en las empresas de servicios de inversión que operan con pasaporte europeo y sobre las que no tiene potestad directa. La mayoría de estos intermediarios actúa con el permiso del supervisor chipriota de los mercados (la Cyprus Securities and Exchange Commission o Cysec).

Por ello, la CNMV se ha dirigido también a los supervisores de valores de otros países para que exijan la realización de las mismas advertencias y actuaciones a los intermediarios registrados en su territorio que comercializan este tipo de productos entre clientes españoles en régimen de libre prestación de servicios.

En este sentido, Chipre, en respuesta a la petición dirigida por parte de la CNMV, ha difundido una circular para que las entidades con domicilio en Chipre que comercialicen CFD, productos forex u opciones binarias en España, realicen las mismas advertencias y actuaciones que se requiere a las entidades registradas en España. Con esta comunicación, la CNMV puede actuar en caso de que las entidades del citado país en régimen de libre prestación de servicios no apliquen las medidas comunicadas por la CySEC en las operaciones con inversores españoles. El número de empresas de servicios de inversión con licencia en Chipre que opera en España en régimen de libre prestación de servicios es de 180, según el organismo supervisor.

ESMA contra los productos tóxicos

Coincidiendo con la entrada en vigor de la directividad Mifid II, el regulador europeo abrirá en enero a consulta pública, coincidiendo con la entrada en vigor de la directiva Mifid 2, una nueva directiva en la que está considerando prohibir el márketing, la distribución o venta a los clientes minoristas de las opciones binarias –que suelen funcionar con el lema doble o nada y que publicitan beneficios desorbitados– así como restringir la venta y comercialización de los CFD. La ESMA ha plantado en la normativa que abrirá a consulta pública que se limite además el apalancamiento que permiten este tipo de productos a un máximo de 30 a 1 y de 5 a 1, así como las pérdidas que pueden llegar a registrar los inversores.

Normas
Entra en EL PAÍS