Merrill Lynch prohíbe la compra de fondos que invierten en bitcóin

La firma de inversión asegura estar preocupada por la “idoneidad y elegibilidad de los estándares del producto”

La compañía niega el acceso de sus clientes a las plataformas de futuros de la moneda digital

bitcoin
Una colección de monedas con el símbolo del bitcóin. Reuters

El bitcóin ha recibido un nuevo golpe. Merrill Lynch ha prohibido la compra de moneda digital a sus clientes y asesores financieros, por considerarla poco idónea como vehículo de inversión. El bloqueo se aplica a todas las cuentas e impide a los asesores tanto ofrecer activos relacionados con el bitcóin como ejecutar ordenes de los clientes para comerciar con en el fondo de criptodivisas Grayscale Investment. La entidad ya había restringido el acceso a los futuros de la moneda digital.

En un memo dirigido a 17.000 de sus empleados, las autoridades de Merrill Lynch aseguraron estar preocupadas por la idoneidad y elegibilidad de los estándares del producto”, en referencia al fondo de inversión fundado por el magnate del bitcóin Barry Silbert.

Aquellos clientes que tengan posiciones en el fondo podrán mantenerlas en cuentas de inversión administradas por privados, pero no en las cuentas donde los gestores de la entidad cobren por sus servicios de asesoramiento. Merrill Lynch estableció la norma el 8 de diciembre, justo antes del lanzamiento de los primeros futuros de bitcóin en EE UU, pero la información fue dada a conocer este jueves por la agencia Reuters. La decisión se aplica a todas las ramas de la firma.

El fondo Grayscale Investment es una entidad que invierte en bitcóin y cuyo valor está relacionado con el precio de la moneda digital. Está dirigido a inversores que buscan exposición a este mercado a través de un vehículo de inversión tradicional. Sus acciones se dispararon más de 1.550% en 2017, mientras que el bitcóin lo hizo más de un 1.300% (este jueves, el precio de la criptodivisa perdía un 4,6% hasta los 14.437 dólares, o 12.030 euros, según la plataforma CoinDesk).

Wall Street ha tomado una postura cauta ante el despegue de las monedas digitales, que no están reguladas por los bancos centrales y son extremadamente volátiles. El pasado diciembre, el mercado de derivados de Chicago Cboe Global Markets y el Grupo CME lanzaron futuros de bitcóin, pero algunos bancos se han mostrado reacios a intercambiarlos; entre ellos, dos de los más grandes: Citigroup y JPMorgan.

Millones de inversores se han volcado en las últimas semanas al bitcóin y a otras monedas digitales, lo que ha disparado advertencias de banqueros y reguladores de todo el mundo. Uno de ellos, Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorgan, aseguró el año pasado que el bitcóin se trata de un "fraude" que eventualmente "explotará por los aires".

Normas