oficina de empleo Ampliar foto

España creó 1.674 empleos cada día en 2017 pero aún hay 3,4 millones de parados

Quedan un millón de cotizantes por recuperar para llegar al máximo de afiliación de 2017

La contratación indefinida a tiempo completo es la que más crece pero sigue suponiendo el 8% de los nuevos empleos

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha hecho hoy públicos los datos definitivos del mercado laboral en todo 2017, tras conocerse las cifras del mes de diciembre. El dato más significativo fue que la economía española creó el pasado año 611.146 nuevos empleos según el registro de cotizantes de la Seguridad Social. Con esto, el empleo creció a un fuerte ritmo interanual del 3,42%; o dicho de otra manera, se crearon una media de 1.674 empleos cada día de 2017.

El dato es el mejor de la serie histórica de la Seguridad Social, con la excepción de 2005, cuando la regularización extraordinaria de inmigrantes superó los 900.000 afiliados solo en ese año.

Esta evolución ha dejado el número total de cotizantes al sistema en 18.460.201, con lo que aún quedaría un millón de cotizantes por recuperar para lograr el máximo histórico de afiliación registrado en julio de 2007, cuando hubo 19,5 millones de afiliados a la Seguridad Social.

Además, el número de desempleados, aunque ha mantenido un buen ritmo de recorte –con un 7,8% de parados menos que hace un año– el total de trabajadores sin empleo sigue siendo elevado: 3.412.781 en total.

Este descenso del desempleo ha tenido también como consecuencia que hayan desaparecido de la lista de cotizantes 700.000 perceptores de prestaciones por desempleo, por los que el Estado cotizaba. Esto ha supuesto una fuerte caída del ratio de afiliados por pensionista al 2,23, la más baja desde diciembre de 1999. Si bien, desde Empleo destacaban ayer que esta caída del ratio –que sirve para medir la salud financiera del sistema de pensiones– podría haber sido incluso mayor sin no hubiera sido porque en 2017 se contabilizaron seis nuevos cotizantes por cada nuevo pensionista.

El empleo se comportó especialmente bien en el Régimen de asalariados, al que pertenecen más de ocho de cada diez cotizantes. El sistema crecía entre estos trabajadores a un ritmo incluso superior, del 4,6%, siete décimas más que a finales de 2016.

Muy repartido

Algo también positivo fue el reparto generalizado del nuevo empleo entre la práctica totalidad de los sectores económicos. El repunte de la construcción se situó a la cabeza del crecimiento de la ocupación, con un ritmo de crecimiento del 10,4% y casi 73.000 nuevos empleos. En el sector servicios las actividades administrativas crearon otros 72.000 nuevos puestos de trabajo (un 6% más que hace un año); y la sanidad, la administración pública y la hostelería contabilizaron más de 56.000 nuevos cada una. Por su parte, la industria, que supone un termómetro de la calidad del empleo que se genera, ganó 65.091 afiliados el pasado año, lo que supuso un crecimiento del 3,8%, ligeramente por encima de la media nacional.

En cuanto a la contratación –que también mide la calidad de los nuevos puestos– en 2017 se realizaron casi 20 millones de contratos, un 7,6% más que el año anterior. El 91% de estos contratos fueron temporales. Si bien los indefinidos (1,7 millones) aumentaron un 12,6% respecto al año anterior, casi el doble de lo que crecieron los temporales (7%).

El régimen de trabajadores autónomos (RETA) prácticamente se estancó el pasado año, con un saldo de 10.468 nuevos trabajadores por cuenta propia (un 0,3% más que al finalizar 2016). Desde las asociaciones de autónomos atribuyen esta tibieza a la pérdida de más 13.200 cotizantes solo en noviembre y diciembre y a la parálisis que ha generado la espera a que entrar en vigor, el 1 de enero, la ampliación de la tarifa plana de 50 euros.

El colectivo que sí experimentó una fuerte recuperación en 2017 fue el de trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social, que creció un 7,3%, más del doble que la media nacional. Ahora, tras ganar 126.043 cotizantes el pasado año, suman 1,8 millones de afiliados, cifra que no se registraba en diciembre desde hace ocho años.

Por territorios, la Comunidad de Madrid fue la que experimentó una mayor creación de empleo, con un 4% de cotizantes más; seguida de la Comunidad Valenciana (3,8% respecto a 2016) y Cataluña y Andalucía (3,4%). Solo en estas cuatro comunidades se crearon seis de cada diez empleos en 2017.

Solo en diciembre la Seguridad Social ganó 42.444 cotizantes y el número de parados bajó en 61.500 frente a casi 87.000 en diciembre de 2016.

 En diciembre se realizaron 1.929.250 contratos, el mayor dato en diez años. Supone un incremento del 12,61% respecto a 2016. La contratación indefinida a tiempo completa es la modalidad que más creció: un 14,42%. La contratación temporal aumentó un 7,1%. Con todo, los fijos siguen representando apenas el 8% de los nuevos contratos firmados en diciembre.

Repercusión del conflicto catalán

El trimestre fatídico. El recurdecimiento del conflicto político en Cataluña ha repercutido en el mercado laboral. Según datos de Gobierno, entre octubre y diciembre de 2016 en Cataluña se crearon poco más de 10.000 empleos frente a una destrucción de más de 2.000 en el mismo trimestre de 2017, lo que supuso un recorte del 120%, frente a un aumento de más de 80.000 cotizantes en Madrid, donde el empleo ha crecido un 13% en estos tres mese. Precisamente, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha apuntado hoy a la situación en Cataluña como la única incertidumbre de la economía española y apeló a la “sensatez” para mantener la actividad. La patronal CEOE también ha alertado de que las tensiones políticas pueden lastrar la consolidación económica.

Normas
Entra en EL PAÍS