vivienda Ampliar foto

El precio de la vivienda termina el año con un alza del 4,2% pese al frenazo de Cataluña

Las casas en Barcelona se abarataron un 1,7% en el cuarto trimestre y San Sebastián la superó como la capital con el metro cuadrado más caro

El precio medio de la vivienda terminada nueva y usada en España ha culminado el año en un promedio de 1.264 euros, lo que representa un incremento del 4,2% respecto al cuarto trimestre de 2016, según la estadística elaborada por Tinsa con datos procedentes de sus valoraciones.

Tal y como destaca el propio informe, el cambio más llamativo respecto al trimestre anterior fue el freno detectado en Cataluña, donde el valor medio de las casas pasó de crecer a una tasa del 12,5% anual en el tercer trimestre a un 8,9% en el cuarto. Por el contrario, en la Comunidad de Madrid el repunte de la vivienda se aceleró en el tramo final del año al pasar de una subida media del 13,2% anual de julio a septiembre a un alza del 15,1% en el último trimestre.

El informe de la tasadora sostiene que también en las capitales se ha producido el sorpasso. Así, el precio medio en Barcelona llegó a reducirse un 1,7% entre el tercer y cuarto trimestre. De esta forma, en términos acumulados, en los doce meses de 2017 las casas de la Ciudad Condal se han encarecido un 14,8% frente al 15,1% que se han revalorizado las viviendas en la capital madrileña.

"La situación política ha impactado negativamente en los precios de la vivienda en Barcelona en el último trimestre. Se está produciendo un embalsamiento de la demanda, principalmente de inversores, que ya ha empezado a trasladarse a otros perfiles de comprador. Si la incertidumbre se prolonga, esta situación en principio coyuntural podría convertirse en endémica y derivar en una contracción, que no puede descartarse que acabe afectando al resto de España", asegura Jorge Ripoll, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

Pese a estas revalorizaciones, el precio medio en España todavía representa una caída acumulada sobre máximos del 38,3%. "La subida interanual del 4,2% confirma la tendencia de crecimiento moderado de los precios, eso sí, sin olvidar que existen importantes diferencias entre territorios", añade Ripoll. De esta manera, Tinsa ha constatado que en España conviven en estos momentos en el mercado inmobiliario territorios donde la vivienda crece con fuerza y retoma el dinamismo, como son las grandes ciudades y las islas, con otros submercados donde todavía las casas siguen abaratándose.

En el ranking de comunidades autónomas, Madrid se mantiene como la región con el valor medio más elevado (2.082 euros por metro cuadrado), seguida de Baleares (2.023), País Vasco (1.992) y Cataluña (1.770). En el lado opuesto, Castilla-La Mancha toma el relevo de Extremadura como la región más barata, con un valor medio de 751 euros por metro cuadrado.

Si se analizan las diferencias de precios entre los valores actuales y los alcanzados en el pico máximo del anterior boom se puede comprobar cómo las casas que todavía están más baratas respecto a 2007 se localizan en Castilla-La Mancha (-54,7%), seguidas de las viviendas de La Rioja (-53,5%) y Aragón (-50,1%). Por el contrario, las menores diferencias respecto al punto álgido del ciclo se concentran en Baleares (-25,9%), Galicia (-32,3%) y Extremadura (-31,1%).

En cuanto a cómo han cerrado el año los indicadores financieros y de actividad, el estudio subraya la reducción del tiempo medio de venta de una vivienda, lo que también denomina liquidez. En el cuarto trimestre de este año el promedio se situó en 8,6 meses desde los 9,1 meses de los tres meses anteriores.

"La ciudad de Madrid destaca como el mercado más líquido entre las grandes capitales y acorta de 3,2 a 2,8 meses el plazo medio de venta. Barcelona fue, de nuevo, la única gran capital donde el plazo para vender una casa se dilató en la parte final del año, al pasar de los 3,4 meses a 4,3", indica el informe. Asimismo, todavía existen 14 provincias donde se tarda más de un año en encontrar comprador. Cantabria, Ourense y Segovia registrar los mayores plazos, con 16, 15,6 y 15,4 meses, respectivamente.

El esfuerzo financiero de compra se situó al final de este año en el 16,7% de los ingresos brutos familiares. El importe medio de las nuevas hipotecas alcanzó los 114.507 euros, con una cuota mensual de 530 euros.

Normas
Entra en EL PAÍS